¿Generosidad o conveniencia?

    generosidad-o-convenienciaSer generoso no reside en el acto de dar, sino en lo que nos motiva a hacerlo.

    Michael Oher (Quinton Aaron) es un joven de 17 años que ha estado al cuidado de diversas familias debido a la drogadicción de su madre, pero siempre huye. Cuando el padre de un amigo convence al entrenador de futbol americano del Wingate Christian School, Burt Cotton (Ray Mc- Kinnon), para que ayude a Michael a ser aceptado en la escuela, su vida comienza a cambiar. Michael no tiene casa, pero Leigh Anne Tuohy (Sandra Bullock), le ofrece no sólo un techo; sino un hogar y una familia. Sin embargo, cuando es aceptado en la Universidad, la National Collegiate Athletic Association pone en duda que las intenciones de los Tuohy hayan sido completamente altruistas en Un sueño posible.

    A veces, la generosidad puede causar miradas sospechosas. Dudamos de las buenas intenciones de la gente y si bien, no todos tienen motivos ocultos; algunas personas brindan con una expectativa.

    En ocasiones se ve a la generosidad como una especie de moneda, la persona “invierte” en favores a los demás con la expectativa de recibir una recompensa, tangible o intangible; contar con que en algún momento podrá “cobrar el favor”, quizá promover determinada imagen o afirmarse una idea que tienen de sí mismos. No se da porque se quiere, sino por cumplir un objetivo.

    También existen las variables patológicas. El psicoanalista Salman Akhtar realizó una clasificación de las formas en las que se puede manifestar esta generosidad no sana:

    Generosidad resentida. Es aquella en la que la persona que da espera recibir constantemente la gratitud por su acción y a menudo le recuerda al otro sus enormes sacrificios y las dificultades que atravesó para darle lo que quería.

    Generosidad controladora. En esta, el obsequio tiene condiciones, la persona que está brindando “su generosidad” exige a quien lo recibe que aquello que recibió sea utilizado de la forma en que el dador lo determine.

    Generosidad implacable. Tiene un carácter compulsivo que lo lleva a dar hasta sentirse vacío y cuenta con un elemento de control sobre el otro; esta forma de dar también debilita a quien recibe, pues lo convierte en dependiente.

    Una generosidad saludable no está fundada en el ego o en la importancia que nos damos, es un acto de humildad que no busca recompensa de ningún tipo. No se trata de "llevar cuentas" o dar hasta agotarse, sino del deseo de hacer algo positivo. Decía Simone de Beauvoir, “Eso es lo que yo considero verdadera generosidad: das todo de ti y aun así siempre sientes que no te cuesta nada”.

    Add comment


    Security code
    Refresh

    ¿Amas a tus mascotas? ¿Te gustaría recibir consejos de salud para cuidarlas? ¿Quieres saber curiosidades sobre tu perro? Suscríbete al boletín de mascotas.

    © 2015 Versa Comunicación. Todos los derechos reservados

    Please publish modules in offcanvas position.