Signos de deshidratación en bebés

signos de deshidratacion en bebesComo padres, debemos tener muy presente que las primeras etapas de vida de nuestros hijos dependen totalmente de nosotros, por ello es fundamental que les garanticemos el suficiente consumo de agua, ya que los bebés son más vulnerables al desequilibrio de líquidos.

La cuestión es saber cómo identificar y prevenir la deshidratación en nuestros pequeños, si todavía no nos pueden decir que tienen sed o incluso, en caso de que ya hablen, aún no han desarrollado el reflejo de beber agua porque no entienden lo que le pasa a su cuerpo.

Qué es la deshidratación

Lo primero que debemos entender es qué es la deshidratación. Se refiere a la disminución de la cantidad de agua en el cuerpo, ya sea por consumo insuficiente o pérdida excesiva de este líquido vital, generalmente a consecuencia de vómito o diarrea, aunque también se puede presentar por exponerse demasiado al sol o a altas temperaturas y por una mala hidratación. Es importante tomar en cuenta que un bebé es mucho más susceptible a padecer deshidratación.

Una de las recomendaciones para mantener saludables e hidratados a los pequeños es ofrecerles traguitos o pequeñas dosis durante el día para evitar sobrecarga en su riñón, además de que esto ayudará a facilitar su hidratación y compensar su pérdida de agua. Si hace mucho calor se les debe ofrecer un poco más de agua. Una buena opción es agua Gerber®, creada especialmente para bebés.

Signos de mala hidratación

La prevención es el mejor tratamiento para evitar la deshidratación, por lo que es indispensable que como padres, estemos pendientes de las principales señales que indican que los pequeños requieren un mayor aporte de líquidos. Dentro de las más importantes que pueden detectarse en bebés y niños están las siguientes:

  • Falta de lágrimas al llorar.
  • Sus labios y su piel están resecas, se pueden notar cenizos.
  • La elasticidad de la piel del bebé no es igual (al presionar cuidadosamente la piel entre sus dedos no vuelve rápidamente a su forma original).
  • Pueden pasar muchas horas y el bebé no ha orinado. Otro signo es cuando su orina presenta un color más oscuro y olor más fuerte.
  • Dificultades para defecar, y cuando el pequeño lo logra, sus heces son secas y duras.
  • El bebé se encuentra menos activo de lo habitual, está apático y soñoliento o irritable.

En casos más serios puede observarse un ritmo cardiaco rápido, respiración agitada, fiebre, así como hundimiento de ojos y fontanelas, comúnmente conocidas como molleras. Si te percatas de la existencia de signos de deshidratación, consulta a tu pediatra. Lo más importante es actuar rápidamente porque, en caso de no hacerlo, las consecuencias pueden ser serias.

Para mantener bien hidratados a los bebés, los expertos te recomiendan amamantar al bebé cada vez que lo pida, evitar la exposición al sol, y a partir de los seis meses ofrecerles opciones para la hidratación como Agua Gerber® que contiene una fórmula especializada libre en sodio, que ofrece un balance de minerales, como: calcio y magnesio, lo que contribuye a que el bebé adquiera los minerales necesarios para lograr el buen funcionamiento de su organismo.

No olvidemos que, como padres, tenemos el compromiso de siempre estar pendientes de la hidratación de los más pequeños del hogar, por lo que debemos estar informados y buscar las mejores opciones que nos garanticen que les estamos dando el mejor comienzo de una vida saludable.

Escrito por:  Angelita Marín Salcedo, nutrióloga certificada de Nestlé y especialistas de Agua Gerber®, agua creada especialmente para bebés por el experto en nutrición infantil,

Add comment


Security code
Refresh

¿Amas a tus mascotas? ¿Te gustaría recibir consejos de salud para cuidarlas? ¿Quieres saber curiosidades sobre tu perro? Suscríbete al boletín de mascotas.