Endulzando momentos

endulzando-momentosEl inicio de una escritura definitivamente es algo mágico, debe haber pasión para contar una historia por breve que esta sea, debe ser llevada con una buena secuencia y de manera sencilla para compartirla y se disfrute al leerla, es realmente un arte escribir, y en lo personal creo que es como soltar notas del canto suave de una alondra.

Mi nombre es Alondra, soy amante de la armonía y los espacios de tranquilidad donde la inspiración se traduce a plasmar una historia, siempre real. Entre otras cosas me desempeño como Ejecutiva de Previsión en una empresa noble del ramo funerario de reconocida firma nacional. Me gusta mucho lo que hago, conozco mucha gente y aunque el tema es sensible, lo abordo de manera cálida y objetiva. Este trabajo me trae grandes satisfacciones y es realmente una carrera maravillosa, todos los días hay maneras distintas de crear conciencia sobre tranquilidad en familia, y eso me gusta mucho.

Hoy está sonriente el sol y asomándose por mi ventana mientras un suave aire juguetea con la persiana, un día tranquilo, con muchas propuestas y re-diseños por algunos cambios que se presentaron esta semana de manera inesperada, pero eso es otro tema. Sin duda un buen día, ese viento que de pronto sopla con aroma fresco me gusta, se lleva la contaminación lejos de la ciudad y nos regala un paisaje hermoso que pocas veces podemos apreciar en el D.F. Ver ese panorama ahora, me trajo a la mente el recuerdo de una persona maravillosa en mi vida, ella ya no está conmigo, pero siempre en mí, es por ello que este inicio lo dedico a mi Abuelita, quien se adelantó hace cuatro años y sigo extrañándola.

A ti abuelita

Hace días busqué en el diccionario el significado de la palabra “Abuelita”, pero no la encontré, el término era solo “Abuela”. Luego busqué en internet, pero el resultado que me arrojó, fue simple y corto: “La Mamá de mi Mamá” o una forma de llamarle así a una “Ancianita”, pero no me convenció el significado simple de tan dulce palabra. Decidí entonces de alguna manera conformar el significado de esa palabra que cada vez que se pronuncia se siente tan bonito.

El significado simple es la “mamá de mi mamá” o la “mamá de mi papá”, pero convencida estoy que es más que eso, más que muchos años vividos. Su significado crece en esencia cuando los años avanzan y se vuelven viejitos, cuando se llenan de arrugas, cuando se hacen más vulnerables a todo, cuando casi vuelven a ser niños por segunda vez, es fascinante, se hacen más tiernos, más cariñosos, más dulces y traviesos muchas veces.

En Junio 27 del 2010, mi abuelita materna cumplió 91 años. Cansado su corazón fue debilitándose, pero siempre fuerte y valiente ante lo que veía llegar. Extrañaba a su viejo que la llenaba de dulzura día a día y se adelantó al viaje 10 años atrás, su gran y único amor de tantos y tantos años, con quien formó una familia bella y grande; con quien vivió feliz estando a su lado, pero por sobre todas las cosas con quien creó amor en su máxima expresión. Juntos construyeron un castillo enorme, el más hermoso y sólido, por más de 50 años: su hogar. Un digno ejemplo para todos los que conformamos su familia, con valores, con principios, con buenas costumbres y una calidad extraordinaria de esencia de vida.

Tal vez hubiese querido más recuerdos de mi infancia con ella, con mi abuelita, pero convencida estoy ahora que a veces la vida nos ofrece las cosas más bellas al final de un camino. Y así, de esta forma es como lo disfruté hasta sus últimos días en esta tierra, disfruté abrazarle, disfruté decirle muchas veces cuanto le quise y le quiero, sentí su cariño a borbotones como si se hubiese juntado al paso de los años. Ver sus ojos fue sinónimo de dulzura, tocar sus manos fue tocar la esencia de toda una vida, pero abrazar a mi abuelita fue sin duda alguna, uno de los sentimientos más profundos y extraordinarios que he podido vivir.

Hay un sin fin de expresiones y sentimientos, sin temor a equivocarme ahora sé que el verdadero significado de la palabra “abuelita” solo se puede tocar y sentir en un abrazo. Haber sentido su corazón cerquita del mío recibiendo sus bendiciones, fue como sentir que nada malo me pasará nunca; escucharle tantas veces decirme “qué Dios te bendiga”, fue como haberme heredado un escudo de defensa que me protegerá de todo mal. Por ahora no recuerdo si hay alguna canción en especial que al escucharla la imagine y llegue a mi mente de inmediato, pero creo sinceramente que la melodía con la que podré recordarle siempre, será la de su voz dándome todas sus bendiciones.

Abuelita, gracias por todo, por lo que aprendí de ti, por tus abrazos, por inspirarme de esta forma y escribir un sentir tan profundo y hermoso, por haberme ayudado a encontrar el verdadero significado de tan dulce palabra, yo creo que desde ahora deberían incluirla al diccionario, y darle un significado digno, pero mientras eso sucede, Abue, el significado para mí, es y será por siempre, tu nombre: Soledad

Gracias por existir abuelita. Mi cariño por siempre viejita.

Escrito por: Alondra
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Add comment


Security code
Refresh

¿Amas a tus mascotas? ¿Te gustaría recibir consejos de salud para cuidarlas? ¿Quieres saber curiosidades sobre tu perro? Suscríbete al boletín de mascotas.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Recetas, bajar de peso, psicología, relaciones, belleza y más.