Hasta dónde llega el cuidado de los hijos

hasta-donde-llega-el-cuidado-de-los-hijos

Mientras algunos están molestos por el matrimonio fugaz de Kim Kardashian, tal vez deberíamos enfocarnos en el lado positivo en general. Imagínate que esta pareja hubiera durado lo suficiente como para tener un hijo o dos, y luego enfrentarse al estrés real (y no el de las películas)—las noches sin dormir, los pañales, los suegros. El daño colateral podría haber sido peor, y verlo en televisión aún más desagradable, ¿cierto?

 

La verdadera realidad que enfrentan las parejas jóvenes de hoy parece ser más digna de nuestra atención. De acuerdo con el New York Times, los padres de la generación X tienen un reto más grande como ninguna otra de la memoria reciente. En La carga de estrés en los padres…y los hijos, el experto en política familiar, el Dr. Paul Kershaw, reporta que las parejas jóvenes se sienten presionadas por el tiempo en casa, por el ingreso debido a los costos de la vivienda y por los servicios como el cuidado de los hijos que les ayudaría a balancear el ganarse la vida con la crianza de la familia.” Él predice que este grupo, al que llama “la generación apretujada”, ganará menos dinero y absorberá más estrés que sus padres, y los efectos se reflejarán en las futuras generaciones.

Para la generación de la posguerra, cuyos hijos pertenecen a este grupo y nacieron entre 1965 y 1980, las observaciones del Dr. Kershaw son un poco más perturbadoras. No solo destaca el creciente abismo económico entre generaciones, así como el panorama social que estos chicos enfrentan al crear familias propias, sino también nos recuerda que nosotros, como abuelos potenciales, estamos un poco ambivalentes—o incapacitados—para hacer algo al respecto.

Aunque hemos padecido para llenar nuestros nidos vacíos y añoramos los días en que los nietos nacieran, al momento en que estos pequeños llegan, nuestra realidad se siente bastante diferente. Muchos de nosotros, de edades entre los 45 y los 65, estamos enfrentando nuestro propio estrés financiero, seguimos trabajando, ahorrando para el retiro y estirando los centavos solo para sobrevivir. Aquellos más afortunados tienen otras ideas de cómo usar su tiempo libre—y su dinero. Quieren maximizar los años que les quedan por delante disfrutando los frutos de su trabajo. Se mantienen en forma, no solamente para correr detrás de los pequeños, sino para hacer las cosas que quieren mientras aún pueden.

Y algunos Boomers están ocupados reinventándose. De acuerdo con la AARP, hay más hombres y mujeres comenzando nuevas carreras a los 50 o 60, convirtiendo sus pasatiempos en profesiones importantes, y a veces redituables. Los Boomers con frecuencia sienten que han puesto en pausa la realización de sus propios intereses mientras criaban a los mismos hijos que ahora piden su apoyo. Están apretujando un poco más de tiempo personal ahora, y eso significa ponerse antes que otros por primera vez en su vida adulta.

Y, si no están ocupados reinventándose, muchos están buscando nuevas relaciones. Con el alto índice de divorcios y un creciente número de solteros, hay más hombres y mujeres de mediana edad interesados en encontrar compañeros como nunca antes. Los servicios de citas en línea para personas mayores de 50 años están creciendo más rápidamente que en cualquier otro grupo de edad. Lo mismo sucede con la participación en actividades que atraen a otros solteros de mediana edad—como la cata de vinos, clínicas de tenis, y viajes para adultos. Estos intereses toman tiempo y energía, del tipo que requería leer historias a los nietos.

Entonces, ¿en dónde quedan las mamás y papás de la generación X que andan los caminos de la vida real—claramente con menos drama que el que representó la más reciente pareja de Kardashian. Típicamente—lo que significa, por supuesto, que hay muchas excepciones—la mayoría conoce a sus compañeros a los 20, se casan a mediados de los 30 y buscan puestos de trabajo de nivel bajo para mantenerse.

Aunque estén económicamente atados, muchos encargan familia—pues los relojes biológicos no están conectados con las cuentas de banco—y si una pareja permanece unida lo suficiente, frecuentemente habrá un hogar con un par de niños corriendo por todos lados para cuando lleguen a los 40 años. Conforme avanzan en el camino, en algún punto, muchos de estos miembros de la generación X se encuentran confiando en la ayuda de sus padres—sino financieramente, entonces con el cuidado de los hijos. “Mamá,” dicen, “cuando vuelva a trabajar, ¿podrías ayudarme con los niños, por favor?” Los papás—y las mamás también—escuchan a regañadientes, “Estamos cortos de fondos, entonces un dinero extra para la casa nueva sería genial.”

¿Y por qué no habrían de pedir ayuda? Su expectativas son razonables dada la forma en que funcionaban las cosas para las generaciones anteriores. Sus bisabuelas—en especial las mamás de sus mamás—son recordadas por esperar impacientemente ser necesitadas por sus hijos y sus nietos. Entonces, cuando un número menor de madres trabajaban (lo cual podría parecer que pasó hace años, pero cambió apenas con la revolución feminista), existían pocas alternativas para cuando estas mujeres llegaban a los 50 o 60 años.

Los hombres frecuentemente se retiraban a los 65 años. Súmale que la expectativa de vida promedio hace unas cuantas generaciones era de apenas 50, entonces, si los padres duraban hasta entonces, sus nietos proveían la muy necesaria vitalidad que hacía falta al final de su vida. ¡Cómo ha cambiado nuestro mundo!

El panorama de la cultura americana—incluyendo la estructura de familia, de crianza, el rol de las mujeres, el abismo entre géneros y la experiencia de envejecer—ha cambiado tan radicalmente en los últimos 50 años, que las expectativas biológicas, económicas y sociales se han distorsionado. Y esta tormenta perfecta ha hecho erupción justo cuando la generación X está entrando a la vida adulta como padres jóvenes.

Lo que me remonta al “Apretujón generacional” y su estrés. ¿Realmente es exclusivo de ellos? ¿Y qué efectos a largo plazo tendrá su estrés en realidad? Mientras que el Dr. Kershaw apunta hacia el impacto que tendrán estos nuevos retos en los hijos de la Generación X, el Dr. John Jacobs, un terapeuta de pareja, se pregunta cómo afectará sus matrimonios el estrés adicional. Él dice, “La falta de apoyo familiar—la cual incluye abuelos no disponibles—añade a estos retos económicos y sociales, y se traducirá inmediatamente en la creación de conflictos entre las parejas.” “Desafortunadamente,” dice, “esto solamente debilitará los lazos, ya vulnerables, del matrimonio contemporáneo.”

Sabemos que el índice de divorcios se ha estabilizado, incluso se ha reducido levemente, en estos tiempos difíciles para la economía, pero el éxito de los matrimonios en medio del “Apretujón generacional” está por decidirse. Tengo la esperanza de que estas parejas tendrán una carrera más larga que la de Kardashian, pero si son exitosos, será a pesar de su difícil entorno, y sin los codiciados apretones de los abuelos de hoy.

¿Crees que los padres pertenecientes a la generación X enfrentan mayores retos en la actualidad como nunca antes? ¿Ha contribuido a su estrés los abuelos ausentes?

LibroFaceIt*Vivian Diller es psicóloga, bailarina profesional y modelo. Conocida por sus artículos de belleza, envejecimiento, medios, modelos y bailarinas. Es autora del libro Face It: What Women Really Feel As Their Looks Change una guía psicológica para ayudar a las mujeres a lidiar con sus emociones respecto al cambio en su apariencia.

Add comment


Security code
Refresh

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Dinos sobre qué temas te gustaría recibir información.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona