Padres sobreprotectores

padres sobreprotectoresNadie nos enseña cómo ser padres, es algo que se aprende con la experiencia. Todos hacemos lo posible por darle lo mejor a nuestros hijos y enseñarles el camino correcto. Sin embargo, algunas veces podemos exagerar en nuestro papel de guías.

Queremos que nuestros hijos sean felices y evitar que sufran, queremos facilitarles las cosas; pero cuando nuestro deseo de ayudarlos se lleva al extremo, puede resultar perjudicial.

Los hijos de padres sobreprotectores tienden a ser inseguros, no les gusta esforzarse y les cuesta trabajo adaptarse a las circunstancias porque están acostumbrados a que se les resuelva todo. Les falta iniciativa pues sus padres no le permitieron experimentar. Son demandantes y exigentes, pues están convencidos de que el mundo debe rendirse a sus necesidades –como lo han hecho siempre sus padres–.

Son niños temerosos pues les hemos dado el mensaje que el mundo es un lugar peligroso y que sólo nosotros podemos protegerlo –porque no les damos las armas para que se cuiden ellos mismos–. Los niños necesitan aprender e incluso cometer errores. Cuando somos sobreprotectores coartamos su crecimiento y les impedimos madurar.

El problema es que a veces puede resultar muy difícil ver la diferencia entre protección y sobreprotección. Pero aquí te decimos algunas de las conductas comunes en padres sobreprotectores, para que puedas identificar si estás cayendo en estas:

  • Contestar por él cuando le hacen una pregunta a tu hijo.
  • Hacer sus tareas en lugar de explicarle e impulsarlo a hacerlo por sí mismo.
  • No dejarlos ser autónomos –vestirlos, darles de comer o bañarles, cuando ya tienen la edad para hacerlo ellos mismos–
  • Impedir que hagan cosas que desean por una perspectiva exagerada del peligro.
  • Responder inmediatamente a todos los deseos del pequeño.
  • Justificar sus errores y adjudicar la culpa a otros.
  • Ocultar información por temor a que sufran.
  • El uso recurrente de frases como “no subas ahí porque te vas a lastimar” o “si vas solo te puede pasar algo malo”, que son una forma de controlar infundiendo miedo.

Queremos darles a nuestros hijos todo lo que nos faltó; tememos que cometan los mismos errores que nosotros, que sufran las mismas frustraciones. Pero debemos entender que ellos no son nosotros y que tienen sus propios deseos y también deben tener sus propias experiencias. Querer evitar que algo malo les pase es impedirles vivir.

Escrito por: Elena Pedrozo

Add comment


Security code
Refresh

¿Amas a tus mascotas? ¿Te gustaría recibir consejos de salud para cuidarlas? ¿Quieres saber curiosidades sobre tu perro? Suscríbete al boletín de mascotas.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Recetas, bajar de peso, psicología, relaciones, belleza y más.
© 2015 Versa Comunicación. Todos los derechos reservados