¿Para qué abandonar tantos privilegios?

para-que-abandonar-tantos-privilegiosEstoy refiriéndome a los adultos que viven cómodamente instalados en las casas de sus padres, sin el deseo de hacer ningún cambio en sus vidas. Adultos que pasan de los 30 años, incluso los 40. Argumentan que no se mudan de la casa de los padres por la economía y falta de oportunidades, causando que sus padres se sientan invadidos, que no tengan independencia ni intimidad, y se sientan sobrecargados (económica y físicamente). pero lo que en realidad hay detrás de eso, es un fenómeno más evidente en las clases medias y altas.

¿Qué hay detrás de esta conducta? una clara demora en la consolidación de la identidad, reflejada en inmadurez, que es fomentada con series televisivas que promueven a personajes de entre 30 y 40 años dedicados a la "buena vida" (viajes, diversiones, hobbies costosos, autos de lujo, etc.), reemplazando con eso la posibilidad de labrar proyectos futuros. Evitando a toda costa el compromiso y la responsabilidad de lo que sea.

Características:

  • Viven en casa de sus padres.
  • Tienen los 30 años o más.
  • Estudian y cambian de carrera.
  • Trabajan y gastan su sueldo en el presente.
  • No tienen proyectos de futuro.
  • No tienen la cultura del esfuerzo.
  • Invaden la casa de los padres: traen a sus parejas
  • No comparten reuniones familiares.
  • Tienen sus propios horarios
  • Se adueñan de lugares y objetos

Debe decirse también que en esa conducta de inmadurez de los hijos, los padres son los "cómplices". Ya que la salida de los hijos del hogar, implica para los padres que su hijo ha dejado de ser "su pequeño(a)"; además emocionalmente – se han convertido en personas adultas y diferentes para ejercer sus derechos y vivir como seres independientes y autónomos. Por ese vacío físico y emocional de que salgan sus hijos a vivir fuera del hogar, los padres inconscientemente dificultan el crecimiento de esos jóvenes para que maduren, en muchas ocasiones en "pro del estudio" , y entonces esos hijos utilizan como pasaporte el estudio para continuar en su estatus de adolescente.

Esos adultos a los que me estoy refiriendo encuentran sin sentido abandonar el excesivo confort en el que se encuentran. Sin embargo, la naturaleza nos muestra como con la madurez la crías deben de partir, con los humanos pasa igual, pero el problema es que la sociedad fomenta el consumo, emblemas de "poder" ( auto, viajes, salidas, ropa de marca, etc ), y los padres asumen la complicidad inconscientemente.

Las personas con menos recursos económicos han de madurar más rápidamente porque la necesidad los obliga, pero en las clases socioeconómicas medias o altas, esto se extiende. Aun cuando los padres han fomentado esa situación, trae conflictos familiares. Cada adulto de ese hogar querrá imponer sus reglas, reglas que terminan superponiéndose, molestando en el mejor de los casos. Otras veces se establecen complicidades y desplazamientos dolorosos en la dinámica familiar y todos los habitantes de esos hogares terminan pagando el precio.

Los hijos también se sienten incómodos, pero no lo suficiente como para partir. Pelean su lugar, establecen su lugar de poder: Si de chicos tenían casi todos los permisos... ¿cómo no tenerlos ahora que son grandes y trabajan?. Esta es una trampa en la que caen todos, y obtienen el ansiado poder. Hacen lo que quieren y con sus ingresos tienen acceso a todos los emblemas de clase y poder que la sociedad les exige para pertenecer. Para ellos también hay un costo porque quedarse en la casa paterna es renunciar a la madurez, necesaria para formar la propia identidad.

El adolescente de hoy no niega su pasado, sólo lo desconoce, y no se proyecta al futuro porque lo único importante es el presente, la acción. No sabe priorizar ni quiere renunciar a nada.

Escrito por: Psic. Alba Lee

  En el directorio  
 

Add comment


Security code
Refresh

¿Amas a tus mascotas? ¿Te gustaría recibir consejos de salud para cuidarlas? ¿Quieres saber curiosidades sobre tu perro? Suscríbete al boletín de mascotas.