Aprender de la separación

aprender-de-la-separacionCuando una relación termina, aparece la oportunidad de aprender algo del ciclo que cierra.

Cuando Rob Gordon (John Cusack), un treintañero dueño de una tienda de discos de vinilo, es abandonado por su novia Laura (Iben Hjejle), Rob decide evaluar sus relaciones previas y reencontrarse con la mujeres con las que tuvo las separaciones más dolorosas; entender el por qué de sus rupturas y aprender de sus errores para reconquistar el amor de Laura, en Alta fidelidad.

El fin de una relación nunca es sencillo, sentimos que el mundo se nos viene encima y es posible creer que nunca volveremos a ser felices. Es doloroso, pero es necesario recordarnos que todo pasa y podemos aprender mucho de una relación que termina. No sabemos lo que nos depara, pero los errores, experiencias y todo aquello que marcó la relación y la separación pueden ser lecciones que nos ayuden a darnos cuenta de qué queremos y qué no en una pareja.

Es válido y sano tener nuestro duelo, llorar y enojarse; sin embargo, una vez que logramos calmarnos, puede ser muy saludable preguntarse sobre la relación y aquello que no resultó bien; y no como si buscaramos un culpable, sino en un esfuerzo sincero de aprender. Debemos cuestionarnos, ¿qué quiero yo? ¿qué no estoy dispuesta a tolerar nuevamente? ¿qué no quisiera repetir y qué sí?

Hacer una depuración de las cosas que nos han perjudicado en las relaciones y tener una idea más clara de lo que deseamos, así como darnos cuenta de que hay cosas que no están en nuestras manos. Todo esto nos ayudará a gravitar a relaciones más sanas, porque por mucho que las películas y las canciones insistan, lo cierto es que no basta con amarse.

Amar es un decisión y no siempre será sencillo, se requiere un esfuerzo conjunto y compromiso, pero incluso habiendo amor, algunas veces será necesario decir adiós. Son muchos los factores que pueden llevar al fin: infidelidades, decepciones, la idealización del ser amado, la pérdida de la identidad o incluso la rutina. Más allá del tipo de separación que estemos experimentando, tenemos la oportunidad de redescubrirnos, darnos cuenta de lo fuertes que somos y de que podemos salir adelante.

Lo más importante es no dejarse vencer. Debemos quitarle la etiqueta de fracaso al fin de una relación, pues a fin de cuentas, todo se acaba y más que pensar que hemos fallado, debemos pensar que es un ciclo que se cierra, con todos los aprendizajes que ello implica. Ante el cambio tenemos dos opciones: ver un obstáculo o una oportunidad. Aprender de la relación que termina, puede ayudar a nuestras relaciones futuras, pero especialmente a nosotras mismas.

Add comment


Security code
Refresh

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Dinos sobre qué temas te gustaría recibir información.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona