Por qué y cómo ser un ángel

por-que-y-como-ser-un-angelSeguro te ha pasado. Ser un ángel te hace sentir bien. Alguna vez has ayudado a una persona y después de hacerlo sientes un torrente de emociones que te traen una sonrisa interior. Los seres humanos tenemos una tendencia poco común entre las criaturas del mundo por ayudar a aquellos con quienes no estamos relacionados genéticamente. Y algunas personas son particularmente propensos ser un ángel.  Incluso cuando el sacrificio es tan grande, que arriesga su vida, el ángel es feliz porque considera que los beneficios de dar superan con creces sus consecuencias.

Ser un ángel es ser una persona que brilla con luz propia. De la misma manera como son dibujados los ángeles, casi de esa misma manera se ilumina el ángel en la tierra que ayuda a sus semejantes. Y es una verdad palpable. La gente altruista tiene un mejor sistema inmunológico y por lo tanto se ve rozagante. Así lo demuestran estudios tras estudios científicos.

Ser un ángel mejora la longevidad. Y es que no es sencillo ayudar a un desconocido o alguien no familiar. Hay un cierto riesgo que se corre. Se da un poco de tiempo y esfuerzo por lo que se siente algo vulnerable. Pero el cuerpo compensa con oxitocina. Se trata de la hormona de la compasión que permite rebajar los niveles de estrés al tiempo que desarrolla la empatía. Menores niveles de estrés permiten mejorar el sistema inmunológico y quizá por esto tienen mayor longevidad quienes ayudan al prójimo.

Cuando uno se imagina ayudando a alguien, una parte del cerebro (el "sistema mesolímbico") se ilumina, dice Stephen G. Post, Ph.D., profesor de medicina preventiva de la Universidad de Stony Brook en Nueva York y autor de "Los dones ocultos de ayudar. "Es una parte emocional y evolutivamente antigua del cerebro. Cuando la gente piensa acerca de ser un ángel, el cuerpo reparte sustancias químicas como la dopamina, la cual tiene un efecto calmante y, posiblemente, la serotonina, una de las sustancias químicas del cerebro que combaten la depresión”

Esto no sucede con todas las personas, o cada vez que queremos ayudar pero es muy común. En un estudio, más de la mitad de la gente que trabajaba en un comedor de beneficencia por un par de horas sintió una elevación del estado de ánimo. Dice Post, "Algunas personas se sienten más tranquilas, pacíficas, serenas. Otras, más cálidas y confiadas en sí mismas". Ser un ángel en la tierra puede hacerte sentir como un ángel en las nubes.

"La oxitocina está relacionada con el comportamiento de ayudar", afirma la Dra. Estefania Brown. Además de ayudarte a sentirte cálido y difuso, la hormona de la compasión también es buena para ti. "La oxitocina ayuda a las células repararse a sí mismas, almacenar nutrientes y crecer".

Oxitocina nos prepara para evitar el estímulo estresante de manera que podamos ayudar a los demás, nos sirve para comenzar a ser un ángel. Dice Brown, "Cuando ayudamos a otros, pensamos que hay una liberación de oxitocina, y que interfiere con la respuesta al estrés". Para romper el ciclo de estrés crónico, un simple acto de cariño puede ser suficiente.

Ser un ángel puede equipararse como el amor de mamá. Es el dar de forma incondicional. Estar ahí a cualquier hora y bajo las circunstancias más extenuantes. Y esto lo permite la oxitocina. Cuando una mujer va a ser mamá, cuando va a dar a luz y para poder enfrentar el dolor y la gran carga de trabajo que representa, el cuerpo genera oxitocina. Es esta sustancia la que da fuerzas. Y no es exclusiva de las mamás. Los papás hombre también liberan esta sustancia lo que les permite tener empatía tanto con su nuevo hijo como con su pareja. Así que si quieres ser un ángel, trata de dar a los demás de la manera desinteresada como una madre da todo lo que tiene a sus hijos.

Ocasiones nos sobran para ser un ángel. Y hay que aprovecharlas pues los beneficios son inmediatos. En un estudio a la mitad de un grupo lo pusieron a ver un video de la madre Teresa ayudando y a la otra mitad la pusieron a ver a un cocinero pelando papas. Quienes vieron el video de la benevolencia lograron elevar inmediatamente la inmunogobulina tipo A, es decir que se mejoró inmediatamente su sistema inmunológico.

Pero ser un ángel no siempre te hace más saludable. Cuando estamos forzados, renuentes, o hacemos algo bueno pero de mala manera no nos beneficia. "Si uno está ayudando bajo un sentido de obligación, no va a ser beneficioso para su salud", dice Brown. Tal vez tu jefe te hizo hacerlo. O tus padres. Tal vez ni siquiera me gusta la caridad y quizá me molesta la pérdida de tiempo. Estoy enojado, no soy un ángel ni obtengo los beneficios de ser así.

La vida tarde o temprano nos presenta situaciones muy difíciles. De pronto tenemos que vivir o sobrevivir el dolor y la pena de perder a un ser amado. Pero ¿cómo le hacen las personas para salir adelante ante la adversidad? Algunos le llaman resiliencia. Una fuerza interior de perseverancia que nos ayuda a estar enfocados ante la adversidad y a salir adelante. Y ¿cómo podemos fortalecer nuestra resiliencia? Siendo un ángel. Los especialistas en resiliencia han demostrado que el ayudar a los demás nos prepara para las situaciones más adversas.

Si bien es cierto que sólo de pensar en ser un ángel, en hacer el bien, provoca cambios en la bioquímica del ser, el involucrarse con una causa que te importe en lo personal es particularmente poderoso para ti. Los estudios sobre el voluntariado, desde adultos mayores hasta los más pequeños, concluye que para la gente tiende a aferrarse a algo que le apasiona, que se sienten llamados a hacer. Usa tus dones. Ser un ángel exitoso se logra cuando individuo está haciendo algo que él o ella se siente confiado en hacer.

Cuéntanos alguna experiencia de ser un ángel. Comparte con nosotras tus ideas, déjanos un comentario abajo.

Comments  

0 #3 OLGA LILIA JIMÉNEZ 2014-10-31 17:30
Sublime, así defino yo las conductas de personas que aquí en la tierra se comportan como ángeles, a mí me mueve bastante la compasión, pero continuamente también experimento desilusión porque mucha gente no sabe agradecer, sin embargo, me consuelo viendo hacia Jesús quien desde su condición humana, si que hizo empatía con nosotros, lo mejor es que desde su condición divina pues siempre estuvo asistido precisamente por ángeles y eso debemos pedir para la humanidad que siempre nos acompañen ángeles de bondad.
Report to administrator
0 #2 Amelia 2 2013-02-07 12:00
Claro Evelyn. Ser mamá es ser un ángel al cien. ;-)
Report to administrator
+1 #1 Evelyn Eva Perez SuA 2013-02-07 09:30
Me encanto este articulo, me ayudo a comprender algunas actitudes mias hacia los demas y ademas por supuesto los sentimientos de una madre.
Continuare ayudando a mis compañeros en la medida de mis posibilidades para generar la dopamina y la serotonina y para que mi cerebro se ilumine.
Efectivamente la sensacion al ayudar al projimo es reconfortante y ahora con este reportaje entiendo a la perfeccion que es lo que sucede en mi estado de animo y porque continuo haciendolo.
Gracias por ser tan acertados en sus articulos
Report to administrator

Add comment


Security code
Refresh

¿Amas a tus mascotas? ¿Te gustaría recibir consejos de salud para cuidarlas? ¿Quieres saber curiosidades sobre tu perro? Suscríbete al boletín de mascotas.