Bienestar

8 mitos sobre el cerebro

Cuando se trata de este complejo órgano, misterioso, fascinante, ¿Sabemos qué hace y qué no hace?

  1. Usamos sólo el 10 por ciento de nuestro cerebro.

Esto suena tan convincente, un número exacto, repetido en la cultura pop durante un siglo, lo que implica que tenemos grandes reservas sin explotar de las facultades mentales. Sin embargo, el supuestamente inutilizado 90% del cerebro no es un apéndice. Los cerebros son caros, se necesita mucha energía para construir el cerebro durante el desarrollo fetal y la infancia y mantenerlo en los adultos. “Evolutivamente”, no tendría sentido llevar a todas partes el tejido excedente del cerebro. Los experimentos con PET o MRI muestran que gran parte del cerebro se usa incluso durante tareas sencillas, y los daños para incluso un poco de cerebro pueden tener profundas consecuencias para el lenguaje, la percepción sensorial, el movimiento o la emoción.

Es cierto que tenemos algunas reservas en el cerebro. Al parecer podemos perder parte del tejido cerebral y seguir funcionando bastante bien. Y la gente obtiene mayor puntuación en las pruebas de coeficiente intelectual si esta muy motivada, lo que sugiere que no siempre nuestra mente usa su capacidad al 100 por ciento.

  1. “Recuerdos Flashbulb” precisos, detallados y persistentes.

Todos tenemos recuerdos que se sienten tan vívidos y precisos como una instantánea, por lo general de algunos sucesos impactantes y dramáticos, como el asesinato del presidente Kennedy, la explosión del transbordador espacial Challenger, los ataques del 11 de septiembre de 2001. Las personas recuerdan exactamente dónde estaban, qué hacían, con quién estaban, qué vieron u oyeron. Sin embargo, varios experimentos han probado la memoria inteligente de las personas inmediatamente después de una tragedia y otra vez varios meses o años después. Los sujetos tienden a estar seguros de que sus recuerdos son exactos y dicen que las memorias flash son más vívidas que otros recuerdos. Por muy vívidos que sean, estos recuerdos con el tiempo decaen como lo hacen otros recuerdos. La gente se olvida de detalles importantes y añade datos incorrectos, sin conciencia de que están recreando una escena confusa en sus mentes en vez de utilizar una perfecta reproducción fotográfica.

  1. Es todo cuesta abajo después de los 40 (o 50 o 60 o 70).

Es cierto, algunas habilidades cognitivas pueden disminuir a medida que envejecemos. Los niños son mejores en el aprendizaje de nuevos idiomas que los adultos, y nunca juegues un juego de concentración en contra de un niño de 10 años, a menos que estés dispuesto a ser humillado. Pero un montón de habilidades mentales mejoran con la edad. El vocabulario, por ejemplo; las personas mayores saben más palabras y entienden mejor las sutiles distinciones lingüísticas. Dada una semblanza de un extraño, los mayores son mejores jueces del carácter. Tienen mayor puntuación en las pruebas de sabiduría social, tales como la forma de resolver un conflicto. Y la gente mayor mejora con el tiempo en regular sus propias emociones y encontrar significado en sus vidas.

  1. Los cerebros son como las computadoras.

Hablamos de la velocidad de procesamiento del cerebro, su capacidad de almacenamiento, sus circuitos paralelos, entradas y salidas. La metáfora falla en casi todos los niveles: El cerebro no tiene capacidad de memoria que está esperando a ser llenada, no realiza cálculos en la forma en que lo hace un equipo de computadora, y aun la percepción visual básica no es una forma pasiva de recibir los insumos, ya que activamente interpreta, anticipa y presta atención a diversos elementos del mundo visual.

Hay una larga historia de comparar el cerebro a cualquier tecnología más avanzada, impresionante y vagamente misteriosa. Descartes comparó el cerebro a una máquina hidráulica. El cerebro más tarde se parecía a una centralita telefónica y a un circuito eléctrico antes de evolucionar en un ordenador, últimamente se está convirtiendo en un navegador web o de Internet. Esas metáforas siguen siendo comunes.

  1. El cerebro esta programado.

Este es uno de los legados más duraderos de la antigua comparación: “Los cerebros son como circuitos eléctricos”. Hay algo de verdad en ella, como con muchas otras metáforas: El cerebro está organizado de una manera estándar, con algunas partes especializadas para asumir determinadas tareas, y los bits se conectan a lo largo de previsibles caminos de los nervios (similares a, o tipo cables) y se comunica en parte por la liberación de iones (impulsos eléctricos). Pero uno de los mayores descubrimientos de la neurociencia en las últimas décadas es que el cerebro es muy plástico (moldeable, adaptable). En las personas ciegas, por ejemplo, las partes del cerebro que normalmente procesan la vista se dedican a la audición.

  1. Un golpe en la cabeza puede causar amnesia.

Junto con los bebés que son cambiados al nacer, este es un tópico favorito de las telenovelas: Alguien está en un trágico accidente y se despierta en el hospital incapaz de reconocer a sus seres queridos o recordar su propio nombre o la historia. (La única cura para este tipo de amnesia, por supuesto, es otro golpe en la cabeza.)

En el mundo real, hay dos formas principales de amnesia: anterógrada (incapacidad de formar nuevos recuerdos) y retrógrada (incapacidad de recordar eventos pasados). El más famoso paciente con amnesia de la ciencia, HM, (Henry Gustav Molaison) fue incapaz de recordar nada de lo que sucedió después de una cirugía en 1953 que eliminó la mayor parte de su hipocampo. Se acordó de eventos anteriores, y fue capaz de aprender nuevas habilidades y vocabulario, lo que muestra que la codificación “episódica” de recuerdos de nuevas experiencias se basa en diferentes regiones del cerebro que otros tipos de aprendizaje y memoria. La amnesia retrógrada puede ser causada por la enfermedad de Alzheimer, lesión traumática del cerebro (pregúntale a un jugador de la NFL), la deficiencia de tiamina u otras deficiencias. Pero una lesión cerebral no afecta de forma selectiva la memoria autobiográfica y mucho menos la puede traer de vuelta.

  1. Vemos el mundo tal como es.

No somos receptores pasivos de la información externa que entra en nuestro cerebro a través de nuestros órganos sensoriales. En cambio, hay una activa búsqueda de patrones (como un perro dálmata que aparece de repente en un campo de puntos en blanco y negro), cambia escenas ambiguas a las que se ajustan a nuestras expectativas (es un florero, es una cara) y completamente elimina detalles que no esperaba. En un experimento de psicología famoso, a los participantes se les pidió que contaran el número de veces que un grupo de personas pasan una pelota de baloncesto, y aproximadamente la mitad de los espectadores no se dieron cuenta de que un hombre en un traje de gorila descomunal estaba en torno a los que lanzaban la pelota.

Tenemos una capacidad limitada para prestar atención (por lo que hablar por un teléfono celular mientras se conduce puede ser tan peligroso como conducir ebrio), y un montón de prejuicios sobre lo que esperamos o queremos ver. Nuestra percepción del mundo no sólo es “de abajo hacia arriba”, construida de observaciones objetivas, como capas juntadas de una manera lógica. Es también, “de arriba hacia abajo”, impulsada por expectativas e interpretaciones.

  1. Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus.

Uno de los mas desorganizados, burdos, sesgados, no reproducible, peor diseñado y sobre interpretado mito en la historia de la ciencia que pretende proporcionar explicaciones biológicas de las diferencias entre hombres y mujeres. Neurocientíficos eminentes dijeron una vez que el tamaño de la cabeza, los ganglios espinales o las estructuras del tronco cerebral fueron los responsables de la incapacidad de las mujeres de pensar de forma creativa, votar de forma lógica o practicar la medicina. Hoy en día esas teorías son un poco más sofisticadas: Los hombres supuestamente han desarrollado hemisferios cerebrales más especializados, las mujeres circuitos emocionales más elaborados. Aunque hay algunas diferencias (menores y sin relación con alguna capacidad particular) entre los cerebros masculino y femenino, el principal problema con la búsqueda de correlaciones en el comportamiento es que las diferencias entre los dos sexos en capacidad cognitiva son masivamente exageradas.

Se cree que las mujeres superan a los hombres en las pruebas de empatía. Lo hacen, a menos que a las participantes en la prueba se les diga que los hombres son particularmente buenos en la prueba, en tal caso los hombres se desempeñan tan bien o mejor que las mujeres. El mismo patrón se aplica a la inversa para las pruebas de razonamiento espacial. Siempre que los estereotipos se trajeron a la mente, incluso por algo tan simple como pedir a los sujetos de prueba marcar una casilla al lado de su género, las diferencias de sexo son exageradas.

Ciertas diferencias en los sexos son enormemente importantes para nosotros cuando estamos en busca de un compañero, pero cuando se trata de lo que nuestro cerebro hace la mayor parte del tiempo: Percibir el mundo, la atención directa, aprender nuevas habilidades, codificar memorias, comunicar (no, las mujeres no hablan más que los hombres), juzgar las emociones de  otros (no, los hombres no son ineptos en esto), hombres y las mujeres tienen habilidades casi totalmente traslapadas y totalmente ligadas a la Tierra.

 

Por Laura Helmuth

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*