Bienestar

Aprender a ser feliz

  Pensamos en la felicidad como un conjunto de factores externos que nos afanamos en conseguir: "si consigo el ascenso seré feliz", "si logro librarme de estos kilos demás seré feliz", "si me certifico seré feliz", "si tengo las vacaciones-coche-blackberry-pareja-hijos... seré feliz", "si trabajo duro seré rica, consigo todo lo que quiera, tendré éxito y seré feliz"... aplicando la siguiente fórmula: alcanzar metas para ser exitoso y conseguir la felicidad, el resultado que obtendrás será: "postergar la felicidad". ¿Por qué? porque cuando se consigue una meta rápidamente surgen otras y te programas para alcanzar la siguiente. Te conviertes en una máquina hacedora de metas, te olvidas de que hiciste todas esas cosas para "alcanzar la felicidad" y terminas enfocada en un producto final olvidando sentir y mirar el camino recorrido, agotada preguntándote: "si he trabajado tan duro y logrado todas estas cosas por qué no soy feliz ni tan exitosa como pensaba serlo?" Ciertamente, las circunstancias externas son importantes pero más allá de las condiciones y las libertades básicas, la felicidad está en nuestro estado de ánimo. Este nos produce una serie de pensamientos (limitantes o fortalecedores, según sea el caso) y justo en este estado es donde tomamos o no al “éxito”. Shawn Achor, psicólogo de la Universidad de Harvard y autor del libro "la ventaja de la felicidad" (2010), lleva décadas estudiando el tema. Luego de realizar cientos de estudios-propios y ajenos-descubrió que la felicidad es un estado mental que conduce al éxito. Ya es un hecho comprobado que el cerebro funciona mejor cuando está positivo: "estadísticamente solo el 25% del éxito se logra explicar por el C.I (Coeficiente Intelectual); el resto de los indicadores: optimismo, el apoyo de una red social y enfrentar el estrés como un reto está relacionado con la felicidad". Entonces, más que ser una condición natural, ¡la felicidad se aprende! ¿Cómo se aprende la felicidad? haciendo actividades que te permitan conectar con tu autoestima y motivación, éstas generan un estado de felicidad que permite enfocarte en tu interior y maximizar tu desempeño.
Yaraida Carolina Moreno Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*