El amor ¿aliado o enemigo de nuestra dieta?

el amor aliado o enemigo para perder pesoSabemos que nuestra alimentación no sólo tiene que ver con hambre y nutrientes; con frecuencia nuestras emociones también juegan un papel importante en nuestros deseos de comer y lo que comemos; estar enamorados no es la excepción. ¿Sabes de qué forma influye el enamoramiento en tu peso?

Por un lado, cuando inicia el proceso de enamoramiento, no es raro que nos olvidemos de comer e incluso bajemos de peso. Esto se debe a cambios químicos en nuestro organismo que incluyen bilirrubina, cortisol, timina, adrenalina y endorfinas. Que en conjunto nos hacen sentir de tan buen humor y sin malestares, que no solemos recurrir a la comida para lidiar con ninguna emoción negativa.

Así mismo, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard, señala que la oxitocina, mejor conocida como “hormona del amor” nos puede ayudar a bajar de peso ya que ayuda a reducir el apetito. Para llegar a esta conclusión los investigadores aplicaron oxitocina en forma de spray nasal a los participantes del estudio una hora antes de comer; en tan solo dos semanas, disminuyeron su consumo de calorías en comparación con el grupo de control.

Por otro lado, de acuerdo con una encuesta realizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, cuando una persona se encuentra en una relación puede subir hasta 4.5 kilos. Esto parece aludirse en parte, a que estar en forma parece perder relevancia una vez que se ha consolidado la relación.

Además, para algunas personas las emociones impulsan a comer; no importa que estemos felices tristes o enojados, encontramos en la comida un acompañamiento. Sin embargo, esto no aplica en todos los casos y hay personas que pueden adelgazar cuando se sienten infelices.

Entonces ¿el amor es aliado o enemigo? Lo cierto es que la respuesta dependerá de cada pareja. No hay absolutos y dependerá de muchos factores. Habrá para quienes la comida juegue un papel importante en la relación y suban de peso juntos, habrá quienes decidan impulsarse mutuamente para hacer ejercicio, habrá quienes busquen mitigar el dolor de los malos momentos con la comida y quienes pierdan el apetito.

Lo cierto es que estar enamorado o tener una pareja puede tener impacto en tu control de peso y está en nuestras manos decidir si es para bien o para mal.

Add comment


Security code
Refresh