Bienestar

Beneficios de la curiosidad

Dicen que la curiosidad mató al gato, pero tal vez el gato descubrió los beneficios y se fue a explorar. Ser curioso es una de las cualidades que puede ayudarnos a vivir una vida más plena y feliz. ¿Quieres saber cómo? Aquí te lo decimos.

La curiosidad es ese deseo de descubrir, de vivir nuevas experiencias y encontrar nuevas formas de ver el mundo; sin embargo, en ocasiones nos sentimos temerosos de seguir nuestra curiosidad, pues aquello que desconocemos nos provoca esa doble sensación de querer saber más y temer que lo que hallemos pueda dañarnos.

Ser precavidos no es malo –es nuestro sentido de preservación­­­­­­­— pero tampoco debemos permitir que la precaución bloquee la curiosidad, y es que estaríamos perdiéndonos de algunos beneficios.

Salud. De acuerdo a diversos estudios, la tendencia a la curiosidad ayuda a mantener nuestro cerebro saludable  y se ha visto asociada a un menor riesgo de desarrollar hipertensión y diabetes; aunque aún no se ha encontrado la forma en que influye, los científicos están curiosos por averiguarlo.

Inteligencia. Las personas con tendencia a la curiosidad, suelen presentar niveles más altos de IQ. Y no es de extrañar, pues cultivar la curiosidad al parecer estimula nuestra capacidad de aprendizaje, la memoria, las habilidades de resolución de problemas así como favorece una gran capacidad analítica.

Desempeño profesional. Una mente curiosa busca entender cómo funcionan las cosas y encontrarle todos los ángulos posibles a las circunstancias, lo que favorece un mejor desempeño; pues incluso el trabajo más mecánico, se puede optimizar gracias a todo aquello que el curioso logra percibir.

Relaciones interpersonales. Las personas curiosas tienen un interés natural por todo, también por las personas que le rodean. Cuando preguntan, están verdaderamente interesadas en saber del otro, conocerlo a fondo y entenderlo,  lo que favorece tener relaciones más íntimas y significativas.

Emoción. Las personas curiosas difícilmente se aburren. Incluso en medio de la rutina son capaces de encontrar ese elemento sorpresivo en su vida diaria, pues tener la mente abierta ciertamente ayuda a descubrir esas nuevas experiencias que brindan color a nuestra vida.

Alguna vez Einstein dijo “No tengo ningún talento especial. Solo soy apasionadamente curioso”. Y es que si bien nadie puede ser Einstein, todos tenemos una capacidad impresionante para lograr y descubrir cosas, para cambiar nuestra vida; la clave está en la curiosidad.

Escrito por: Elena Pedrozo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*