Mentiras que no debes decirle a tu doctor

mentiras que no debes decirle a tu doctorLa honestidad en el consultorio es necesaria si queremos que cualquier tratamiento sea efectivo.

Sea que vayamos con el dentista, un médico o psicólogo, es de esperar que nos hagan preguntas; sobre nuestros hábitos, el seguimiento de sus recomendaciones y demás. Sin embargo, quizá porque nos hacen sentir incómodos o queremos evitar un regaño, en ocasiones no somos del todo honestos en nuestras respuestas; pero a la larga, las pequeñas "mentiras blancas" pueden tener consecuencias.

"Estoy tomando todos mis medicamentos" / "Claro que sigo todas las indicaciones"

En ocasiones, –por diversas causas–, no nos apegamos al tratamiento; pero cuando llega la hora de ir al doctor y nos pregunta al respecto, encubrimos el hecho porque no queremos que nos regañe. Sin embargo, esto puede resultar contraproducente, pues es posible que el médico llegue a la conclusión de que el medicamento no está funcionando y nos incremente la dosis o nos prescriba algo más fuerte, cuando lo que en realidad necesitamos es cumplir con el tratamiento. Así que si no has cumplido del todo, lo mejor es ser honesta.

"No me duele" / "Duele muchísimo"

Para muchas personas quejarse es una debilidad o algo mal visto, les cuesta mucho trabajo decir cuando se sienten mal; mientras que otros que tienden a exagerar. Pero a la hora de ir con el doctor es necesario ser muy honestos en el nivel de dolor que estamos sintiendo. El médico tiene la misión de ayudarnos, pero si no le damos la información correcta, será muy dificil que su ayuda resulte efectiva.

"Sí, entendí. Todo está claro"

Es de esperar que el doctor pregunte si tienes alguna duda y es probable que en ocasiones respondamos automáticamente que sí o que nos de pena preguntar. Pero recuerda que se trata de tu salud y si algo no quedó claro, es importante decirlo. Si se te pasó aclarar una duda, anótalo para tu siguiente cita.

"Estoy bien"

Cuando vamos al psicólogo es necesario abrirnos y expresarnos con honestidad; es fundamental que se construya confianza entre el terapeuta y el paciente; sin embargo, aunque esto puede tomar tiempo, lo cierto es que no siempre somos del todo sinceros con el psicólogo –incluso si ya tenemos tiempo en terapia–. Quizá tememos ser juzgados, queremos mantener una imagen positiva o nos estamos engañando a nosotros mismos, pero mentir sobre lo que en verdad sentimos o nos preocupa, a quien más perjudica es a nosotros mismos, pues la terapia no avanza.

Add comment


Security code
Refresh

¿Amas a tus mascotas? ¿Te gustaría recibir consejos de salud para cuidarlas? ¿Quieres saber curiosidades sobre tu perro? Suscríbete al boletín de mascotas.