Bienestar

¿Cómo eres respecto a tus metas?

Junto con la planeación de nuestras metas, va la manera en que actuamos respecto a ellas, descubre cómo lo haces con el siguiente test:

¿Qué tan posible crees que sea lograr tus metas?
        A) Muy posible, sé que tengo la capacidad y disposición para lograrlas.
        B) Posible, creo que haciendo las cosas algo bueno tendrá que salir.
        C) Creo que es posible, siempre y cuando le dedique el tiempo que digo que dedicaré.
        D) Algo posible, porque a veces hay cosas que no dependen de mí.

¿Realizas algún plan de trabajo detallado para cumplir tu propósito?
        A) Claro, es lo primero que hago.
        B) No propiamente, tengo una idea y trabajo en ello cuando tengo tiempo/ganas.
        C) Sí lo tengo, pero muchas veces no hago lo que tengo planeado.
        D) No, porque es difícil cumplir un plan, no siempre se puede hacer lo que se piensa.

¿Qué puede impedirte lograr tus metas?
        A) Nada, todos los obstáculos pueden ser superados.
        B) Mi falta de constancia, a veces empiezo algo pero como no veo avance, empiezo otra cosa o me aburro, simplemente lo dejo.
        C) Que tal vez mis metas estén muy por encima de mis posibilidades.
        D) Muchas cosas, falta de tiempo, de dinero, problemas en mi entorno, etc.

¿Qué haces cuando las cosas no están resultando como quieres?
        A) Reviso lo que he hecho y busco las causas para encontrar una solución.
        B) Experimento, hago un pequeño cambio para ver si con eso se resuelve.
        C) Me frustro y tiendo a bloquearme, puedo dejar las cosas de lado.
        D) Me digo que no siempre se obtiene todo lo que se quiere.

Cuando alguien propone un nuevo proyecto tú…
        A) Te encargas de coordinar, quieres asegurarte de que todo resulte acorde a lo planeado y te involucras en todos los aspectos.
        B) Eres el que quiere poner manos a la obra cuanto antes.
        C) Te encanta la parte de la planeación y hacer propuestas.
        D) Haces lo que te corresponde y ya.

 

Resultados:

Si la mayoría de tus respuestas fueron A:

El perseverante

Eres una persona comprometida contigo, sabes que si buscas alcanzar un sueño debes tener en claro el camino que quieres seguir, conoces la importancia de la planeación y tienes la perseverancia para hacer las cosas hasta conseguirlo. Tienes la confianza de que tu destino está en tus manos y no te rindes ante la adversidad. Te gusta buscar nuevas metas que sean un reto para ti. Sigue así.

Si la mayoría de tus respuestas fueron B:

El improvisador

Te consideras una persona de acción. Aunque no tienes definido un plan, tienes idea de lo que quieres y trabajas para conseguirlo. Consideras que las cosas se pueden ir resolviendo conforme a la marcha. El problema es que si no tienes un plan claro, puedes estar trabajando sin sentido. Es importante tener iniciativa y tomar acciones, pero tener un plan también es importante, pues te ayuda a tener más claro tu objetivo y ser más constante.

Si la mayoría de tus respuestas fueron C:

El soñador

Tienes muchas ideas, te gusta soñar y cuando tienes un objetivo planeas cómo lo conseguirás. El problema es que se queda en eso, planes; no tomas acción. Te sientes motivada a la hora de empezar, pero siempre encuentras alguna razón (o pretexto) para no cumplir con tu plan. Tal vez tengas miedo al fracaso y te estés saboteando, por lo que necesitas trabajar en tu confianza. Empieza por demostrarte que eres capaz de lograr lo que te propongas, ponte pequeños objetivos y demuéstrate que puedes hacerlo.

Si la mayoría de tus respuestas fueron D:

El pesimista

No te interesa hacer planes para el futuro, prefieres vivir cada día sin preocuparte por el futuro y dejar que las cosas sigan su curso. Para ti están bien las cosas tal cual son, sigues las convenciones y te consideras realista, pues sabes que las cosas son más complicadas de lo que parecen, no te atreves a soñar por temor a no lograr tus deseos. Pero tienes que sacudirte esos miedos y darte cuenta de que aunque no sea fácil, no es imposible. Quizá lo que te hace falta es tener alguna pasión, un motor que te lleve a buscar algo más de tu vida y no quedarte en el status quo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*