Negatividad crónica y falta de motivación

negatividad cronicaCuántas veces te has dicho “para qué hago esto” “qué caso tiene” “las cosasnuncame salen bien” o frases de ese tipo. Cuántas veces te has detenido de hacer algo porque has pensado que no te va a llenar, que te aburrirá y lo dejarás de lado –comosiemprepasa–, que no tiene sentido y que cuando parece que algo va bien, es sólo cuestión de tiempo para que algo malo pase. Cuidado, es posible que tu problema sea negatividad crónica.

Lo que pensamos y lo que nos decimos puede impulsarnos o hacernos caer. Si nuestra mente está plagada de este tipo de ideas, todo lo que nos decimos nos mantiene en un estado de infelicidad y apatía, pasivos, insatisfechos y a la espera de que algo pase en nuestra s vidas.

¿Qué puedes hacer al respecto? Antes de poder hallar tus sueños será necesario eliminar la negatividad crónica. Y hay pequeñas medidas que te pueden ayudar a combatir esos sentimientos de que nada vale la pena.

  • Busca una causa física. Es posible que tu problema no sea meramente emocional, sino que haya algo en tu organismo que pueda estar afectando tus emociones –quizá se trate de una depresión orgánica o te haga falta un poco de sol–. Presta atención y busca ayuda si es necesario.
  • Haz ejercicio. El ejercicio es uno de los mejores antidepresivos que existen –y si es con música mejor–. Aunque no te guste el ejercicio, los beneficios para tu organismo son reales y hacerlo te llevará a tener más ánimo y energía.
  • Elige un objetivo. Esta es quizá la medida más importante. Sí, probablemente tienes problemas para elegir un camino a seguir y dices que no encuentras tu pasión. Pero este ejercicio no se trata de eso. Se trata de ser capaz de establecer un objetivo y seguirlo aunque te parezca sin sentido, aunque no te motive, aunque no le veas una razón. Si dudas de porque hacerlo o te preguntas por qué lo estás haciendo, respóndete que lo harás simplemente porque dijiste que lo harías. Antes de que te des cuenta verás cómo este trabajo constante ayuda a mejorar tu humor.

¿Por qué es importante hacerlo? Cuando tenemos negatividad crónica parece que creemos que la habilidad de desear ha sido desactivada en nosotros. Podemos incluso creer que siempre hemos sido así. Pero es necesario hacer introspección para encontrar en qué momento fue que se lastimó nuestro impulso de desear cosas.

El entusiasmo es algo natural; todos los niños lo tienen, están llenos de curiosidad y apetito por descubrir. Pero si en tu niñez te encontraste continuamente con personas o situaciones que acababan con la ilusión, llegó un momento en que decidiste que era mejor no mostrar ese entusiasmo para que no te fuera arrebatado. Para protegerte de la decepción quizá pensaste que era mejor no desear nada, pues aunque obtuvieras lo que querías, tarde o temprano todo se iba a acabar.

Recurrimos al lenguaje de la negatividad para mantener a raya nuestro entusiasmo; “esto es estúpido”, “no tiene caso”, “no podré hacerlo”. Hablarnos así se convierte en hábito y cuando queremos reencontrar nuestro entusiasmo, nos encontramos con una pared de negatividad. Y la forma de derrumbar estos muros es descubrir qué nos hizo levantarlos en primer lugar.

Es hora de reencontrar tu entusiasmo. Hay muchas razones que pudieron llevarte a esconder tu deseo. Quizá sufriste crítica constante o viste a tus padres criticar sistemáticamente, las promesas rotas o quizá tus padres, sin darse cuenta, nunca te dieron el espacio y el tiempo de desear y seguir tus deseos. Pero saber dónde viene esa necesidad de protección, puede ser el primer paso para eliminar los obstáculos que te impiden descubrir tu verdadera pasión.

Fuente: Jalalacarreta.com

Add comment


Security code
Refresh