Ponle un poco de nostalgia a tu vida

ponle un poco de nostalgia a tu vidaHay algo en el ambiente navideño que nos incita a recordar.

La época decembrina y el frío de la temporada nos invitan a permanecer en nuestros hogares, quizá con una taza de café o chocolate caliente. Y en este resguardo, sin ganas de mover un músculo, nuestra mente se siente en plena libertad y probablemente decida viajar al pasado.

Puede ser el acorde de una melodía que creíamos olvidada, un detalle en esa fotografía desgastada, o quizás el sabor de un platillo que te lleva de vuelta a ese momento. Los desencadenantes son diversos y con el clima, el humor melancólico se ve favorecido. Tal vez, valga la pena dejarse llevar un poco por esta nostalgia.

Uno de los consejos que más nos repiten es que debemos vivir el presente; que el pasado puede estancarnos y el futuro ponernos ansiosos. Pero lo cierto es que nada es absoluto y todo depende de la forma en que se aborden las cosas.

Vivir en un estado de perpetua nostalgia, con los ojos en otro tiempo y añorando el retorno sin prestar atención al momento, definitivamente no es la mejor forma de recordar. Sin embargo, un poco de nostalgia, de esa evocadora que nos lleva un rato de visita al pasado y nos carga de energía, no está de más.

La nostalgia hace sentir bien, los investigadores Reid, Green, Wildschut y Sedikides encontraron que puede elevar el autoestima y hacernos más optimistas. Nos hace sentir más conectados con nuestro entorno y le brinda una sensación de significado a nuestra vida.

No es de extrañar que el clima frío nos invite a la nostalgia, de acuerdo con los investigadores Xinyue Zhou y Tim Wildschut la nostalgia no sólo nos brinda esa sensación de calidez interna, sino que también puede incrementar nuestra temperatura corporal. Así mismo, compartir recuerdos puede fortalecer las relaciones entre los miembros de un grupo.

Por otro lado, también se ha vinculado la nostalgia a la creatividad. Un estudio realizado en Hong Kong, dirigido por Shengquan Ye, pidió a estudiantes universitarios que escribieran una experiencia nostálgica. Aquellos que daban más detalles en sus escritos, fueron también quienes ofrecieron un mayor número de respuestas cuando se les pidió imaginar usos alternativos para un objeto común.

Sin embargo, también existe una desventaja de abrazarse a la nostalgia; pues sentirnos en este humor nos puede hacer gastar de más. Así que en estas fechas, aprovecha la nostalgia para conectarte con los tuyos, pero no te la lleves en tus compras de regalos.

Add comment


Security code
Refresh