“Quiero hacer muchas cosas y no sé cuál elegir”

quiero hacer muchas cosas y no se cual elegirPara muchas personas el problema con hallar su pasión es que tienen muchos intereses y les cuesta trabajo decidirse por uno. Y es elegir implica renunciar a lo demás. Tratan de poner las cosas en la balanza, pero ninguno de sus intereses parece ser suficiente para olvidarse de los otros.

El mundo se ha tornado hacia la especialización, ya sea que se trate de encontrar un trabajo o de encontrar eso que nos haga únicos, nos exigen hallar nuestro camino. Mientras unos descubren pronto lo que quieren ser en la vida, otros ven la vida pasar y se encuentran con que pasa el tiempo pero siguen sin “hallar su camino”. No están seguros de decidir pues “¿qué tal si resulta que no era lo mío?”.

Lo primero para saber qué camino elegir es aprender quiénes somos nosotros y porque tenemos hambre de tantas cosas. Puede haber dos principales razones por las que no sabes lo que quieres.

  • La primera es que seas un “explorador” nato –y no lo sepas– que te lo tuyo sea sorprenderte por la variedad del mundo, con una constante curiosidad por lo que hay a tu alrededor y el deseo de conocer. Y bien podría ser tu pasión; puedes tener una vida de explorador.
  • La segunda es que seas un “buzo”. Que lo tuyo sea ir hasta lo más profundo de lo que te interesa, te involucras hasta conocer el más mínimo detalle de eso que te apasiona. Sin embargo, hay algo que te está impidiendo ir a lo más profundo y es necesario averiguar qué es lo que te impide ir hasta lo más profundo.

Para los exploradores, mucha de la ansiedad proviene de las expectativas del mundo, que valora a los especialistas. Esto no significa que carezcan de disciplina o sean incapaces de comprometerse. Es sólo que su curiosidad es enorme y ven el mundo como un gran misterio por conocer.

Los exploradores tienen un gran deseo de saber y elegir una de esas cosas no los hará verdaderamente felices porque no quieren volcarse solo una. Se trata de entender que explorar es en sí mismo un talento y más que buscar ese algo en lo cual involucrarse por completo, a menudo se trata más bien de encontrar un trabajo en el que les permita saciar sus constantes ansias de explorar.

Los buzos por otro lado no se conforman con quedarse en la superficie, ellos quieren saberlo todo. Cuando algo les interesa, desean sumergirse hasta lo más profundo, saber cómo funcionan las cosas, llegar hasta lo último y descubrir si es que hay algo más que no se ha visto.

Pero cuando existe algo que bloquea el deseo del buzo por descubrir, se sentirá infeliz creyendo que no sabe lo que quiere. Mientras que el explorador se dice “eso fue increíble, qué sigue”; el buzo se dice “no puedo lograr nada; sigo intentando cosas pero por alguna razón no logro quedarme seguir adelante” o “nunca he hecho lo que quiero porque tenía miedo de que al hacerlo me diera cuenta de que no era lo mío”. Y en estos casos es importante averiguar qué está causando el problema.

Bien puede ser un problema de atención que venga de un asunto físico –como un déficit de atención– o tal vez se trate de un mecanismo de defensa de tu cerebro; puede ser un miedo al compromiso. Puede ser que carezcan de la confianza que viene con la autodisciplina.

Pero aquí la única respuesta es hacerlo. Luchar contra ti mismo y hacerlo. No hay de otra. Si te sientes con la necesidad de cambiar de sueño; anota tu sueño para regresar a él después y sigue con lo que tienes enfrente. No necesitas hacer todo lo que quieres ahora mismo, hay tiempo. Pero para que te sientas verdaderamente satisfecho, es necesario que hagas tu labor de buzo en una de esas cosas, hasta que lo logres y seas muy bueno en ello. Solo la constancia puede darle al buzo lo que está buscando.

Fuente: Jalalacarreta.com

Si estás convencido de que tu vida puede ser mucho más de lo que ha sido hasta ahora, visita jalalacarreta.com e inicia el cambio

Add comment


Security code
Refresh