Bienestar

Del estrés a la serenidad

Libérate del estrés

De la tensión a la serenidad

 

El estrés, cada vez más común en nuestra sociedad, es una sensación de alerta que se presenta ante una situación de peligro, pero se ha convertido en nuestra forma de vida. Nos sentimos amenazados constantemente. Para preservar nuestro bienestar físico y mental, es necesario alcanzar un estado de tranquilidad ¿Cómo alcanzar esa paz?

 

Algunos enemigos de nuestra paz son la apatía, la indecisión, la envidia, los celos, el resentimiento y el sentimiento de culpa. Todos ellos impiden experimentar la calma y, por ello, se deben combatir. La falta de armonía con nosotros puede ser antesala de la enfermedad, dado que nuestra mente y nuestro cuerpo están íntimamente ligados. Mantener nuestro cuerpo sano es crucial para alcanzar ese bienestar integral.

 

Mantén solo la dosis justa. El estrés en cierta medida es bueno porque te permite prepararte para un fin, te impulsa, pero si esta tensión es excesiva, la persona puede terminar por “quebrarse”. Si el estrés es desmesurado, disminuye la presión.

 

Encuentra tu ritmo. Cada persona tiene su propio ritmo para hacer las cosas, para vivir, así como sus capacidades y recursos. Hay quienes pueden lidiar con una agenda apretada fácilmente y quienes hacen una tormenta en un vaso de agua por un par de cosas. Para llevar una vida sana, hay que descubrir cuál es tu propio ritmo: evitar someter al cuerpo a un ritmo acelerado, pero tampoco adoptar un ritmo excesivamente lento, pues podrías caer en el aburrimiento

 

Vive el ahora. Hay quienes acostumbran vivir en el pasado, sentir nostalgia o melancolía y caer en una especie de enfermedad pues tienden a creer que lo que ocurrió en el pasado fue muy bello, otros por su parte se concentran tanto en el futuro que dejan que el tiempo se escape entre sus dedos. Vivir el presente es necesario, actividades tan sencillas como pasear y pensar, practicar la buena lectura, hacer ejercicio y ocupar tu mente, te ayudarán a combatir el estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*