Bienestar

Deporte y salud

Cuando pensamos en hacer ejercicio generalmente se trata de alcanzar un objetivo de peso ideal o lucir mejor. Sabemos que el ejercicio tiene un gran impacto en nuestro bienestar físico, pero lo cierto es que también tiene la capacidad de ayudar a nuestro bienestar emocional  y salud mental.

Hacer ejercicio es una de las mejores decisiones que podemos tomar. Mejorar nuestro metabolismo, nuestro sistema inmunológico, reducir el riesgo de padecer diversas enfermedades como hipertensión, prolongar nuestra vida, son solo algunas de las cosas que el ejercicio nos brinda. Pero mejorar tu aspecto y tu salud física no es lo único que puedes obtener de la actividad física, el ejercicio tiene efectos emocionales positivos en personas de cualquier edad o género y se ha visto que las personas sedentarias tienden a mostrar mayores síntomas de depresión, irritabilidad y fatiga. A continuación te explicamos algunos de los beneficios que tiene el ejercicio para tu salud mental y emocional.

Uno de los beneficios emocionales más reconocidos es que al hacer ejercicio liberamos endorfinas, hormonas que están asociadas a la reducción de sensación de dolor y provocan un estado de euforia, lo que nos produce una sensación de bienestar.

El ejercicio además ayuda a reducir la ansiedad y la depresión, esto debido a que se elevan los niveles de serotonina, endorfinas y otros químicos que provocan un efecto calmante y antidepresivo. Además, Según la APA (Asociación Americana de Psicología): “el ejercicio aumenta la concentración de norepinefrina (o noradrenalina) en las regiones del cerebro que están involucradas en la respuesta del organismo al estrés” lo que nos ayuda a manejar de mejor forma el estrés y a tratar la depresión.

También hay investigaciones que señalan al ejercicio como una forma de aumentar ciertas proteínas como la BDNF que está relacionada al aprendizaje y la memoria, con lo que hacer ejercicio ayudaría a favorecer la memoria y el aprendizaje, así como a reducir el riesgo de demencias y alzheimer.

Pero más allá de los efectos a nivel neuroquímico, hacer ejercicio también nos ayuda a despejar nuestra mente, al tiempo que mejoramos nuestra apariencia y condición, de tal forma, que también vernos mejor nos ayuda a sentirnos mejor y podemos subir nuestra autoestima. El ejercicio además, también beneficiará nuestras relaciones sociales, pues a medida que nuestra autoestima y nuestra salud emocional mejoran, aumenta la autoconfianza lo que permitirá tener relaciones más sanas y sentirnos mejor con nosotros mismos.

Así que ya sabes, cuando pienses en ejercicio, piensa que no sólo se trata de eliminar esos kilitos de más, sino de lograr un bienestar físico, mental y emocional.

¿Qué opinas de la relación entre ejercicio y salud mental? Déjanos tus comentarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*