Bienestar

¡Grita! es bueno para tu salud

Guardar o esconder lo que sentimos puede ser sumamente dañino, no sólo para nuestra salud emocional, también para la física. Sin embargo, no siempre sabemos cómo expresar lo que sentimos; gritar puede ser una buena alternativa.

El grito es catártico, podemos liberar aquello que tenemos guardado. El dolor en los hombros o quizá una opresión en el pecho son manifestaciones de esas emociones que se quedan como una sensación atrapada; debemos dejar salir nuestras emociones, es importante vivirlas. Gritar es una buena herramienta para lidiar con el estrés y el enojo; sin embargo, esto no quiere decir que gritemos para atacar, se trata de una expresión.

Cuando gritamos sentimos un aumento de energía; es por esto que en las artes marciales y otras formas de defensa personal se utiliza el grito, ya que ayuda a enfocar mejor la energía. Pero además, gritar tiene propiedades terapéuticas –reconocidas por especialistas—. Además de la inmediata sensación de alivio, el grito tiene efecto perdurable; pues  ayuda a disminuir las enfermedades, ya que no nos quedamos con esas emociones que más tarde pudieran manifestarse de forma somática.

Gritar nos hace sentir vivos, nos relaja y también nos puede sacar de un estado de letargo. Sin embargo, debemos ser cuidadosos. Pues gritar en exceso o de forma incorrecta puede lastimar nuestras cuerdas vocales. Algunos terapeutas recomiendan gritar a solas en casa, pero si decides hacer esto, asegúrate de hacerlo de la forma correcta.

Escrito por: Elena Pedrozo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*