Bajar de peso - dietas

¿Por qué fallan las dietas?

Nos vemos al espejo o nos miramos en una fotografía; quizá abrocharse el pantalón cuesta más trabajo, nos sentimos agotados y desganados. De pronto decidimos “me voy a poner a dieta” y comienza el esfuerzo –que a menudo vemos como suplicio– para alcanzar ese peso ideal. Sin embargo, lo más probable es que se trate de otra dieta más que falla.

No se trata de ser pesimista, pero está visto que la mayoría de la gente que busca adelgazar con dietas, no lo logra o solo hasta cierto punto –y luego vuelven a ganar esos kilos–. Y es que cuidar nuestro peso no es sólo una cuestión de alimentación –o de ejercicio–, hay otros factores que van desde lo hormonal, lo emocional, nuestros patrones de sueño y cómo todo esto afecta a nuestro metabolismo.

Cuando subimos de peso, nuestro organismo se ve sometido a exceso que es necesario compensar, por lo que el metabolismo se transforma. Una dieta, de esas que abundan en internet, puede funcionar bien por un par de meses; quizá logremos eliminar algunos kilos, pero llegará un punto en que nos estanquemos; y es que la solución no está en las cantidades que comemos, sino en nuestra manera de alimentarnos –cuánto, cuando y de qué forma–.

El problema con la mayoría de las dietas que nos recomiendan es que se concentran en eliminar grupos de alimentos, se enfocan en el conteo de calorías –en lugar de la calidad– o nos dejan con hambre. Una buena dieta, especialmente diseñada para nuestras necesidades, no debe centrarse en eliminar los kilos, sino en ayudarnos a recuperar el equilibrio de nuestro metabolismo y enseñarnos a tomar mejores decisiones a la hora de comer.

El plan para alcanzar nuestro peso debe ser a largo plazo y no sólo enfocarse en la comida. Para estar en nuestro peso y saludables es necesario hacer un esfuerzo holístico. Es fundamental mejorar nuestros hábitos hacer ejercicio, beber suficiente agua, dormir bien; atender a nuestras emociones, aprender a manejar ansiedad, estrés y otros conflictos que pueden interferir con nuestro cuidado; y en general, hacer un cambio de vida.

No se trata de los kilos, se trata de salud. Es fundamental entender que bajar de peso no es un asunto aislado; muchas dietas fallan porque lo vemos como algo temporal, una serie de sacrificios “mientras bajamos de peso”. Lo más importante es tener un cambio de perspectiva, no “ponernos a dieta”, sino aprender a tener una dieta saludable y balanceada. Hacer cambios en nuestra vida que nos beneficiarán en todos los sentidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*