Bienestar

Temperamentos mixtos

Los temperamentos sanguíneos

El temperamento sanguíneo se caracteriza por nunca estar quieto. Son entusiastas, alegres, efusivos y muy emocionales, aunque un poco desorganizados. Sin embargo, no todos los sanguíneos son iguales y es que ningún temperamento es puro, existen combinaciones que hacen contrapeso o actitudes en las que fluctuamos de un temperamento al otro. Todos tenemos un poco de cada temperamento, pero existe uno principal y uno secundario. He aquí algunas combinaciones.

Sanguíneo – Colérico

Esta es la combinación más extrovertida de todas, son personas entusiastas y les gusta hablar mucho. La orientación al trabajo del colérico ayuda a contrarrestar la falta de organización propia del sanguíneo. Son sumamente carismáticos y pueden ser buenos líderes siempre que aprendan a trabajar en equipo, en caso contrario es probable que resulten autoritarios. Le gusta iniciar proyectos nuevos y pueden lograr grandes cosas, pero es necesario tener cuidado con la tendencia a dejar las cosas a medias una vez que las ideas comienzan a tornarse aburridas.

Sanguíneo – Flemático

Es una combinación sumamente relajada que, sin embargo, puede tender a la indisciplina. Estas personas hacen amigos fácilmente, son extrovertidos, optimistas y con una gran calidez. Son personas empáticas, agradables y el alma de la fiesta. Les gusta mucho ayudar a las personas, pero les falta cuesta trabajo hallar motivación en el entorno laboral y pueden ser percibidos como personas poco serias.

Sanguíneo – Melancólico

Esta parece una combinación contradictoria, por un lado tenemos la espontaneidad y el entusiasmo del sanguíneo, mientras que por el otro nos encontramos la calma y prudencia del melancólico. Esto tiene dos lados, por uno le permite tener un buen balance entre cuando ser serio y cuando divertirse; sin embargo, también propicia una tendencia a los cambios bruscos de ánimo. Son emotivos e idealistas. Están preocupados por causar una buena impresión, son joviales y entusiastas. En comparación con otros sanguíneos, que tienen tendencia a ser desorganizados, suelen ser más formales.

 

Los temperamentos coléricos

El temperamento colérico se caracteriza por convicción de lograr cosas. Son perseverantes, organizados, independientes y extrovertidos, pero también son explosivos. Pero no todos los coléricos son iguales. No existe un solo temperamento que se manifieste de forma “pura”, existen combinaciones que hacen contrapeso y podemos fluctuar de un temperamento al otro. En cada uno de nosotros, hay un poco de cada temperamento, pero existe uno principal y uno secundario. He aquí algunas combinaciones.

Colérico – Sanguíneo

Esta personalidad es extrovertida, pero no tanto como la sanguínea –colérica. Dado que prima la parte colérica, le da una gran prioridad a lograr metas. Tienen mucha energía y excelente capacidad de expresión verbal. Son líderes y tienen grandes motivadores, sin embargo, también tienen una tendencia a ser hostiles y resentidos.  Valoran mucho a sus amistades pero a veces pueden resultar insensibles. Suelen ser sarcásticos.

Colérico – Flemático

Sumamente organizados, las personas con esta combinación suelen ser buenos administradores. Dado que se trata de temperamentos opuestos, en ocasiones el colérico-flemático se encuentra en un conflicto interno por la necesidad de trabajar o no hacerlo. Tienen una excelente capacidad para tomar decisiones rápidas en situaciones difíciles y conservar la calma. Son sumamente capaces pero les cuesta aceptar sus errores, pues no quieren mostrar debilidad. Tienden a ser individualistas.

Colérico – Melancólico

Ambos temperamentos están orientados al trabajo, lo que hace a esta combinación sumamente trabajadora, ambiciosa y muy capaces. Tienen una mente muy analítica, son minuciosos, decididos, perseverantes y con metas muy bien definidas; sin embargo pueden ser muy cerrados y no aceptar la opinión de los otros. Son poco expresivos y suelen tener dificultades con las relaciones interpersonales. Pueden ser arrogantes y mostrarse hostiles.

Los temperamentos flemáticos

El flemático es el temperamento con el que es más fácil convivir. Se caracteriza por su equilibrio y tranquilidad. Son observadores, analíticos y nunca pierden la calma, sin embargo, pueden ser percibidos como apáticos. Pero no todos los flemáticos son tan tranquilos. No hay temperamentos “puros”, existen combinaciones que generan equilibrio en nuestra personalidad y es posible fluctuar de un temperamento al otro. Todos tenemos un poco de cada temperamento, pero hay siempre uno principal y uno secundario. He aquí algunas combinaciones.

Flemático – Colérico

Es una combinación introvertida, pero la más activa de éstas. Es práctico, le gusta ayudar y es paciente. Sabe encontrar la forma de hacer las cosas con el mínimo esfuerzo. Sabe escuchar y tiene buen trato con la gente. Son realistas y racionales, los argumentos emotivos no tendrán impacto en ellos. Tienen una tendencia a la pasividad, por lo que a veces necesitan el impulso de otras personas. Son excelentes moderadores.

Flemático – Sanguíneo

Agradable y diplomático, se lleva bien con las personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*