Bienestar

Tratamiento de abscesos vaginales

tratamiento-de-abcesos-vaginalesLos abscesos vaginales son infecciones genitales, que suelen estar producidos por la obstrucción de las glándulas sebáceas y de Bartholino. Se trata de una acumulación de pus, que provoca una masa, fluctuante y dolorosa con inflamación local. Un absceso cutáneo es una acumulación purulenta, la que produce una cavidad y forma una masa fluctuante y dolorosa. Caracterizada principalmente por la fluctuación y la presencia de signos inflamatorios locales.

Dentro de las infecciones genitales, los abscesos se relacionan frecuentemente con la obstrucción de las glándulas sebáceas y de Bartholino. El germen que aparece más frecuentemente es el SARM Staphylococcus aureus resistente a la meticilina). Aunque en inmunodeprimidos y demás situaciones especiales, dicho absceso puede estar colonizado por otros microorganismos. 

Tratamiento de infecciones genitales

Es de prestar especial atención en caso de que:


• exista reacción sistémica (fiebre, malestar generalizado, etc). Es necesario un análisis de sangre.
• se encuentre en ciertas localizaciones. Es necesario realizar rayos X en las partes blandas para descartar la afectación de estructuras vecinas.

Curación de las infecciones genitales (abscesos):

El tratamiento aconsejado para los abscesos en general, es el drenaje quirúrgico. Por lo que no se aconseja el uso de antibióticos en estas infecciones genitales.

Para practicar el drenaje, se lava la zona con povidona yodada, se aplica en forma circular y se deja actuar. A continuación se administra la anestesia local alrededor del absceso. No están aconsejadas las anestesias tópicas en aerosol. De todos modos, el drenaje suele ser doloroso, porque el proceso inflamatorio resta eficacia al anestésico. La incisión se practica en la zona de mayor fluctuación, frecuentemente en el centro del absceso. Si se comprime la piel alrededor, se facilita la salida del material.

Es necesario desbridar el absceso, introduciendo un “mosquito “ dentro del absceso para romper posibles tabicaciones y comprimir nuevamente para drenar todo el contenido. Se lava entonces la cavidad con suero fisiológico, aplicado con jeringa. Es común la colocación de un drenaje para evitar el cierre precoz de la incisión. Se emplean gasas para drenajes u otros materiales. Se realiza una cura oclusiva para terminar. La cura oclusiva se retira pasadas las 24hs, pero se mantiene abierta la cavidad para que siga drenando. A las 48 horas, ya se puede retirar el drenaje. Sólo se aconseja el uso de antibióticos en inmunodeprimidos, signos de afectación sistémica.

En el caso de abscesos en las glándulas de Bartholino (ubicadas en la parte baja de la vulva y a sus lados), se puede administrar antibióticos. Cuando los síntomas son intensos, se efectúa el drenaje. Puede llegar a extirparse las glándulas, sin que sea notado por el paciente.

Recuerda consultar a tù mèdico lo màs pronto posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*