Casa

Cómo crear una “zona de tareas” para tus hijos

Hacer que los niños hagan la tarea puede ser un verdadero dolor de cabeza. Se distraen fácilmente, se levantan a buscar las cosas que necesitan y les cuesta concentrarse. Pero tener un espacio adecuado puede ser la diferencia que necesitan para enfocarse en sus tareas.

Las tareas no solo se tratan de repasar lo visto en clase; además de profundizar en el aprendizaje, hacer la tarea ayuda a inculcar en los niños la disciplina y la responsabilidad, les enseña a manejar su tiempo, a tener iniciativa y a ser autónomos.

Sin embargo, mucho dependerá de la disposición que se tenga hacia la tarea y uno de los factores que influirán en esto será el espacio que se dedique para hacerla. Un espacio adecuado, cómodo y exclusivo para la realización de las tareas puede hacer una gran diferencia en el desempeño académico y en su desarrollo personal.

He aquí algunos puntos a considerar para crear un espacio adecuado para que tus hijos hagan la tarea:

  • Debe ser un espacio bien iluminado, de preferencia con luz natural, y libre de distracciones como la televisión o juguetes.
  • El niño debe sentirlo como un espacio propio; motivarlo a decorarlo a su gusto le ayudará a sentirse más cómodo a la hora de hacer la tarea.
  • La mesa o escritorio debe ser acorde a su edad y necesidades, debe tener el tamaño adecuado para su estatura y contar con el espacio suficiente para que el niño puede hacer sus tareas y acomodar sus cosas sin dificultad.
  • La silla es importante, pues si el niño está incómodo o en una postura incorrecta puede desconcentrarse y/o sufrir dolores de espalda. Sus pies deben tocar el suelo.
  • Se debe tener a la mano todo lo que el niño pueda necesitar para que no se distraiga al levantarse a buscar las cosas.
  • Es buena idea poner estantes y cajones que le permitan organizar su espacio de estudio. También será conveniente que tenga a mano un diccionario.
  • Si se decide poner la zona de tareas dentro de su cuarto es necesario hacer una distinción entre zona de juegos y zona de estudio.
  • Conviene que antes de sentarse a hacer la tarea revisen si no necesitará algo de la papelería para que no sea una interrupción.
  • Determinar un horario para hacer las tareas puede ayudar a fomentar la responsabilidad y favorecer la concentración.
  • La música puede ser un estimulante o un distractor, depende de lo que funcione mejor para cada niño.

Si queremos que nuestros hijos desarrollen buenos hábitos de estudio, es necesario darles las herramientas para hacerlo. Un espacio adecuado no tiene que ser grande, ni requiere una gran inversión: lo que se necesita es que el niño lo haga propio y que sea un espacio en que pueda hacer la tarea sin sentirlo como una enorme carga.

Escrito por: Elena Pedrozo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*