Buena anfitriona

Razones para aprender administración

razones-para-aprender-administracionEtimológicamente hablando, administración significa “hacer a través de otros”; y así es, pues necesitas observar e investigar cómo ejecutan otras personas un determinado procedimiento para analizar las consecuencias de eso, llegar a un resultado, y entonces intervenir para mejorar el proceso. Este es solo el principio pues más adelante tendrás la oportunidad de planear, de organizar, de dirigir y de controlar todos los pasos de esas personas para llegar a que realicen un determinado procedimiento y así a su resultado.

Aplicándolo en el hogar, por ejemplo, puede ser interesante para las amas de casa hacer una pequeña investigación y una observación en relación a cómo llevan su hogar otras mujeres. Con ello puedes determinar los puntos clave, lo bueno y lo malo, y entonces aplicarlo en tu casa. Una idea puede ser asignar actividades (delegar responsabilidades) a tu esposo e hijos sin que sientan que tienen que hacer todo; pequeñas actividades distribuidas y espacios fáciles para que su aportación no sea complicada, como ejemplo llevar los botes de ropa sucia a la lavandería, ordenar las cajoneras, etc. Así, tú también puedes planear y organizar cada espacio de tu casa.

3 puntos esenciales de la previsión

Administración y Administrar parece ser la misma cosa pero no es así. La primera es una combinación entre ciencia y arte; la segunda es la aplicación en “la realidad”, y eso es lo que hacemos –sin darnos cuenta—todo el tiempo. Por ejemplo, decidir salir con un chico el fin de semana o con un grupo nuevo de amigas. Aquí tres sencillos pasos para tomar mejores decisiones, retomando este ejemplo.

Investigación: Quieres saber cómo son, cómo se comportan, qué les gusta, si les interesa tu forma de ser o de comportarte, tus actitudes, aprender otras diversiones y hacer comparativas con amigas o chicos anteriores.

Objetivos: A dónde quieres llegar con esa investigación. Tal vez te interesa hacerte novia de aquel chico en cuestión, o compartir tus pensamientos con nuevas amistades, divertirte y, por qué no, hasta repetirlo posteriormente, entablar relaciones más estrechas.

Alternativas: Si no te funcionaron los planes, lo mejor será hacer un plan B: regresar a buena hora a tu casa porque la reunión no fue lo que esperabas, inventar cualquier pretexto para no repetir otro fin de semana con esas personas. Pero todo, aún bueno o malo te ha dejado una interesante experiencia.

Escrito por: Jennifer Arriaga Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*