los tuyos, los mios y los nuestros: familias ensambladasLos cambios alteran nuestra vida, pero esta continúa. Una familia sufre una transformación, pero ahora los padres siguen adelante, es probable que encuentren de nuevo el amor, y eventualmente, quieran comenzar una nueva familia. Las familias ensambladas se definen como aquellas en las que dos adultos forman una nueva familia en la cual, al menos uno de ellos, trae un hijo fruto de una relación anterior y pueden estar precedidas de una separación, divorcio o viudez.

los-hijos-de-mi-pareja-me-estn-volviendo-locaEn la actualidad, sin importar qué tipo de ambiente desees crear en tu hogar, los hijos e hijastros necesitan disciplina. Es una parte esencial de la formación de cualquier niño, tanto como el cuidado y amor que le das. Lo creas o no, disciplinarlos es una forma de amarlos, de enseñarles límites y a convivir en sociedad.

 

Cómo facilitar la aceptación de la nueva pareja

La imagen de los padrastros y, sobre todo, de las madrastras, suele estar unida a connotaciones negativas y, a menudo, estereotipadas. Con frecuencia los menores les ven como usurpadores del puesto que ocupan su padre o madre biológicos y relacionan a esta nueva figura con una fuente de problemas y competencia. Son muchos los pequeños que se niegan a quererlos porque sienten que al mostrarles afecto traicionan a sus progenitores. Además, la aceptación se complica cuando la llegada de esa figura se produce tras la muerte del padre o de la madre. La clave, aseguran los psicólogos, es ser pacientes y conceder a los niños el tiempo que necesiten para descubrir que esta nueva pareja no es un nuevo padre o madre, sino un miembro más de la familia que ayudará a reconstruirla y formar un hogar.

 

Muchos niños se niegan a aceptar al nuevo papá ante el sentimiento de traición a los padres biológicos

La principal preocupación de los hijos e hijas ante la presencia del padrastro o madrastra (de la nueva pareja de mamá o de papá) es la manera en que esta nueva situación afectará a la relación con el padre o la madre biológica, por lo que es fundamental normalizar la presencia del padrastro (nuevo papá) en casa e insistir a los hijos que en ningún momento sustituirá a la figura biológica. Este tema hay que tratarlo especialmente con gran delicadeza cuando alguno de los padres biológicos ha fallecido, "porque entonces los niños recuerdan les recuerdan más y tienen miedo a olvidarles o traicionarles si demuestran su cariño a la otra persona", señala Sara Raquel Vegas.

 

Un aspecto a tener en cuenta a la hora de formar la nueva familia es el de la autoridad. Cuanto mayores sean los hijos, mas acostumbrados estarán a recibir órdenes de sus padres y madres y más extraño les resultará identificar a la nueva pareja como figura de autoridad.

Todos los niños por igual, necesitan del amor y de la seguridad de una familia, sin importar edad, sexo o capacidades diferentes.

Por lo regular, cuando existe la firme decisión de adoptar un hijo, lo primero que se considera es adoptar un bebé recién nacido. Es cierto que son pequeñitos indefensos carentes de amor, pero también existen niños más grandes con una fuerte necesidad de vivir en el seno de una familia que le brinde esa seguridad que tanta falta les hace.

¿Amas a tus mascotas? ¿Te gustaría recibir consejos de salud para cuidarlas? ¿Quieres saber curiosidades sobre tu perro? Suscríbete al boletín de mascotas.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Recetas, bajar de peso, psicología, relaciones, belleza y más.