Familia

El amor se aprende

el-amor-se-aprendeEl cariño es la fuerza más influyente en la formación de nuestra vida orgánica, emotiva y espiritual. El estudio del amor es algo que los grupos dedicados a la ciencia han eludido hasta hace muy poco tiempo. Pero al aumentar el interés por el origen de las enfermedades mentales se ha comenzado a prestar cada vez mayor atención a la infancia del ser humano. Hoy ya es un hecho que el amor constituye, por encima de toda duda o sutileza, la experiencia más importante en la vida del hombre y la mujer.

En muchas ocasiones la carencia emocional puede dar por resultado severos retrasos en el crecimiento y el desarrollo. La falta de cariño puede suponer aún peores y más graves consecuencias en la formación de la personalidad y la conducta.

Ciertas formas anormales de proceder, como las criminales, delincuentes, neuróticas, sicopáticas, antisociales y otras, pueden atribuirse en la mayoría de los casos a una infancia rodeada de amor insuficiente e inestabilidad emocional. Un estudioso de estos temas dice que el rechazo materno puede considerarse como el “factor causante de casi todos los tipos y casos individuales de neurosis o de problemas de conducta observados en los niños”.

La criatura construye su imagen del mundo basándola mayormente en la experiencia que tiene con su madre. Según sea la madre cariñosa o indiferente, el niño sentirá que el mundo es cariñoso o indiferente. El niño, dotado al nacer de todos los impulsos necesarios para desarrollarse como amoroso y armónico ser humano, aprende a querer al sentirse querido. Cuando no es amando, no aprende a amar. Tales criaturas se convierten al crecer en personas para quienes el comprender el significado del amor resulta extremadamente difícil; de ahí que establezcan toda clase de relaciones humanas de manera superficial.

El amor es creador y enriquece grandemente la vida, tanto del que lo recibe como del que lo otorga. Es la única cosa en el mundo de la que nunca se dará demasiado a nadie. El verdadero amor posee firmeza y disciplina propias para las cuales no puede haber sustitutos; el amor nunca podrá perjudicar, inhibir ni corromper; sólo puede beneficiar.

Podríamos concluir que es indispensable vivir como si la vida y el amor fueran una sola y misma cosa, porque tal es el sistema de vida que requiere la naturaleza humana.

Sólo si tenemos y crecemos con amor seremos capaces de sobrevivir en este mundo tan carente de afecto…

Escrito por: Shoshan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*