Adolescentes

La adolescencia y sus cambios psicológicos

La-adolescencia-y-sus-cambios-psicologicos

¿Cuántas veces nos quejamos de los adolescentes? Recuerden cuál fue su último comentario sobre ellos, les suena familiar algo como: “son insoportables, rebeldes, impertinentes, creen que lo saben todo, irresponsables, impulsivos, mugrosos etc., etc.”. Seguramente se les han ocurrido muchos adjetivos más y aunque no se alejan de la realidad quizá si son demasiado severos hacia ellos, olvidamos que todos atravesamos esa etapa -adolescencia- llena de cambios y las locuras que cometimos en la búsqueda de definirnos como personas, pasar sanos y salvos (o quizá no tan sanos ni salvos), esta etapa crítica y definitiva en nuestras vidas.

Imaginen a un niño que va a la escuela, que practica algunos deportes, tiene a sus amigos, etc. la vida aparentemente es fácil, pues saben que es lo que “tienen que hacer” y tienen el apoyo de los adultos para hacerlo. De repente un día se despiertan y se encuentran con la exigencia de decidir que estudiar, controlarse, ser responsable, saber qué es lo que tienen y resolverlo inmediatamente, no andar de vago, trabajar… y sobre todo MADURAR. Aunado a lo anterior -cambios psicológicos- lidiar con las hormonas, los cambios fisiológicos y más ¿No les parece demasiado?

Efectivamente es parte del desarrollo y evolución del ser humano y la gran mayoría sobrevivimos a la adolescencia, lo cual no es sinónimo de que sea fácil o que la hayamos pasado favorablemente.

El transitar por la adolescencia tiene su lado loable y difícil, el lado difícil parece que nos lleva al reto de demostrar que es fácil, y todos los comportamientos “típicos del adolescente” son una muestra de ello.

El sentirse incomprendido y fuera de éste mundo los lleva a encapsularse y conllevar el sufrimiento con sus congéneres, ya que al ser éstos los que viven lo mismo parece que son los únicos capaces de entenderlos.

Detrás de un “no me molestes” quizá se esconda un “me siento tan mal y sé que no me comprenderás o te burlaras” que mejor deciden guardar silencio. Cuantas dudas los rodean y son incapaces de preguntarlas por miedo a ser juzgados y mejor deciden guardar silencio. Si quieren experimentar algo que va en contra de las creencias de la familia es mejor guardar silencio. Ante las dudas que pueden exasperar a nuestros padres, maestros, familiares, etc. es mejor guardar silencio. ¿Qué diferencia habría entre un oído paciente vs uno obstinado?

La confianza y apoyo que les brindemos a nuestros adolescentes pueden marcar la diferencia entre supervivencia y sobrellevar la adolescencia.

Por otro lado es importante conservar la otra parte, donde los adultos guiamos, ponemos límites y ayudamos al adolescente es su incansable lucha por saber quiénes son y hacia dónde irán, sin olvidar que esa decisión es de ellos y solo de ellos.

El amor, tolerancia, respeto y estructura que les brindemos serán piezas claves, y quizá también sirva recordar lo difícil de ésta etapa de la vida. Avanzar juntos con nuestros adolescentes es evolucionar y brindarles herramientas es un maravilloso regalo.

Dudas o comentarios psic_dih@hotmail.com.
Psic. Diana Murguía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*