Cambios

Nuevo papá, ¿quién debe ejercer la autoridad?

Un aspecto a tener en cuenta a la hora de formar la nueva familia es el de la autoridad. Cuanto mayores sean los hijos, mas acostumbrados estarán a recibir órdenes de sus padres y madres y más extraño les resultará identificar a la nueva pareja como figura de autoridad.

Explica el psicólogo Carlos Gayoso que la autoridad de las decisiones con relación a los hijos (niños o adolescentes) debe recaer siempre en los padres biológicos, sin desterrar la posibilidad de que en un momento dado el padrastro pueda ejercerla, sobre todo, cuando cuenta con el apoyo delCuanto mayores sean los hijos, más acostumbrados estarán a recibir órdenes de sus padres y madres y más extraño les resultará identificar a la nueva pareja como figura de autoridad padre biológico. "Lo recomendable es que tenga siempre el respaldo del padre biológico para ejercer autoridad y que la ejerza en momentos puntuales. Especialmente al principio, hay que tener mucha precaución y dar tiempo a los niños, primero, para que se habitúen a su presencia, y, segundo, para saber que también pueden recibir órdenes de ellos e, incluso, les pueden imponer castigos. Llega un momento en que la nueva persona está tan integrada que actúa con los niños de una forma natural, aunque no sea el padre o la madre biológicos", detalla.

Para Álvaro Cabo, el padrastro o la madrastra "pueden y deben mostrar autoridad ante los niños" porque, a su juicio, el grado de cohesión de la nueva familia es directamente proporcional al grado de cohesión de la pareja. Esto significa que el padre o la madre que ha formado una nueva pareja debe admitir "y exigir" que ésta participe en la educación de los hijos, ya que de lo contrario se convertiría en una figura de adulto extraña en el hogar y en la vida afectiva del niño. Por ello, el psicólogo considera que cuando el segundo matrimonio falla casi siempre está causado por discusiones sobre los hijos, porque la autoridad de padrastros y madrastras no es aceptada generalmente por los niños hasta que se establece una relación amistosa entre ellos, que suele tardar entre uno y dos años.

En este recorrido es muy importante que los miembros de la nueva pareja se apoyen mutuamente y que el padre o madre biológicos cedan poco a poco terreno al padrastro-madrastra en casa con los menores. Es fundamental que cuente con el respaldo del padre y de la madre para ejercer esa autoridad y que los hijos reciban el mensaje de que, en su ausencia (de los padres biológicos), deben cumplir esas órdenes. Sólo así el padrastro o la madrastra podrán ejercer más adelante la autoridad aunque el progenitor se halle en casa, porque conocen el respaldo de los padres a esta actuación.

"Para que el padrastro y la madrastra puedan ejercer eficazmente la autoridad con los hijastros hay que tener en primer lugar empatía y comprensión y compartir su tiempo con ellos. Deberán definir sus límites con claridad, dar instrucciones claras, directas y precisas, estar preparados para discutir, mantener hasta el final lo que quieren y procurar mostrar su autoridad desde el primer momento. Los mayores problemas suelen manifestarse con los hijastros adolescentes. No obstante, ser hijastro o hijastra será menos complejo si los padres biológicos y los padrastros son coherentes en la disciplina y están unidos a la hora de establecer límites y respeto", reflexiona Álvaro Cabo.

Fuente: Consumer.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*