Ser optimista puede afectar tus finanzas

ser optimista puede afectar tus finanzasDicen que todo es posible si lo puedes creer, pero la sola creencia no basta y podría perjudicar tu economía.

Entre los muchos y diversos consejos que escucharemos a lo largo de la vida, tener una actitud positiva y esperar lo mejor son dos de los más repetidos. Sin embargo, ser optimista no siempre resulta tan bueno como nos han dicho; así lo afirman algunos estudios, que señalan que este tipo de visión del mundo podría afectar a nuestras finanzas.

Cuando se trata de apuestas, los optimistas son más propensos a seguir apostando –a pesar de haber perdido antes–. Un estudio realizado en 2004 por investigadores de la Universidad de Michigan y de la Universidad de Utah indica que los optimistas tienen la expectativa de al menos recuperar el dinero invertido en la apuesta –y siguen apostando–.

Esto también aplica en las inversiones, pues tienen mayor disposición a realizar inversiones riesgosas. Ser optimista puede alterar nuestras percepciones; puede llevarnos a creer que las cosas son mejores de lo que en realidad son y hacernos tener expectativas alejadas de la realidad; lo que afecta nuestra toma de decisiones.

Pero no todo se resume a apuestas e inversiones, de acuerdo con otra investigación, el ahorro también es un problema para los optimistas. Esto se debe en gran medida a las expectativas. Una investigación realizada por los investigadores Leona Tama y Utpal M. Dholakiab que buscaba examinar los efectos de establecer un lapso de tiempo para ahorrar en la decisión de cuánto ahorrar, señala que las personas más optimistas hacían un estimado de ahorro superior entre mayor era el tiempo que se disponía para ahorrar; sin embargo, llegado el momento no llegaban a su meta.

Los optimistas no suelen ahorrar y se dicen que “lo harán en el futuro” porque piensan que pueden posponer el momento de empezar a hacerlo; no solo eso, sino que tienen la creencia de que más adelante les irá mejor económicamente, por lo que sus ideas sobre lo que pueden ahorrar en el futuro son mayores y creen que no necesitan ahorrar en este momento.

El problema no está en el optimismo, sino en la forma en que lo utilizamos. Podemos aplicar nuestro optimismo a nuestras finanzas de una forma más prudente, no enfocándonos en lo que podremos conseguir después, sino viendo con esa perspectiva positiva lo que ya tenemos, valorando nuestro presente.

Add comment


Security code
Refresh

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Dinos sobre qué temas te gustaría recibir información.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona