Casa y carro

Conducir en estado de ebriedad

1.alcohol

 

Escrito por Regina Kuri

Hay muy pocas personas que sueltan las llaves cuando están bebiendo, la mayoría argumenta conducir MUCHO mejor cuando están intoxicados, por lo general de alcohol, sin embargo eso es físicamente imposible, los efectos del alcohol van más allá de la voluntad de cualquiera

 

 


Ayer en mi columna, mencionaba los riesgos que conlleva el conducir en estado de ebriedad y la poca conciencia social al respecto. Hoy repito algunos de los efectos que se tienen en el cuerpo cuando una persona consume alcohol. El alcohol es un depresor del sistema nervioso central mismo que afecta todos los tejidos del cuerpo. Particularmente las alteraciones cerebrales que se generan cuando una persona está intoxicada son en el lóbulo frontal, esto quiere decir que el juicio o la conciencia de la persona están dormidos. Disminuye la capacidad de respuesta, retardo en los reflejos, cambios visuales, afecta la capacidad de concentración y la memoria. Por supuesto que la conciencia de riesgo es casi nula. También afecta las emociones generando cambios súbitos en el estado de ánimo, desde luego el juicio y los pensamientos. Como sabemos también se entorpece la manera de hablar, de caminar y de realizar cualquier función motora. Así que a pesar de lo que dicen las personas cuando están alcoholizadas, de que conducen mucho mejor cuando están en ese estado es mentira, los efectos del alcohol van más allá de su propia voluntad.

Uno de los problemas más graves que yo veo es que todos se sienten blindados, es decir creen que no les va a pasar, sin embargo pasa y cada vez más cerca. El hecho de que le suceda desgracias a personas conocidas o famosas, son pruebas “públicas” de que le puede pasar a cualquiera. El caso de Celia Lora o Ana Bárbara en donde hay muertes involucradas o de Lindsay Lohan, a la cual encierran y liberan a cada rato por no cumplir con los lineamientos de la libertad condicional que consiste precisamente en asistir a clases sobre los riesgos de consumir alcohol.

Es decir, que si bien los correctivos deben ser enseñanzas de que los actos tienen consecuencias no necesariamente educan sobre el error. Quizá la sanción haga recapacitar antes de actuar, sin embargo cuando solamente se aplican medidas sin acciones paralelas de educación y conciencia, a lo que se recurre es a tratar de esquivar las medidas para no caer en el engorroso “Torito”.

No sólo es saber que nos puede pasar algo sino estar conscientes que podemos ser los causantes de accidentes, muertes, y desgracias por la necedad y la arrogancia propias de estar intoxicados.

En fin, creo que parte de la solución a tantos problemas de drogas, adicciones, accidentes, alcoholismo y demás reside en la responsabilidad personal, en aceptarnos vulnerables y cuidarnos para no afectarnos ni afectar a otros.

Escrito por Regina Kuri

Te invito al twitter @reginakuri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*