Profesión

Ética de la Personalidad

Se habla mucho de la ética; de hacer las cosas sin causar daño a terceros, de tener la moral muy en alto al momento de gestionar, la ética es un principio básico de las personas, y este principio lleva implícito dos fundamentos: la equidad y la justicia.

Uno de los mayores fraudes que se ha cometido en la historia a inversionistas en un país totalmente capitalista, es el cometido por el inversor Bernad Madoff en 2008, inmerso como causante en parte, en la crisis financiera global que sufrimos hasta el día de hoy.

En nuestra intensa y necesaria interacción humana podemos y debemos tener en cuenta los principios y valores con los que cuenta aquella persona con la que vamos a interactuar para llegar a tener una verdadera efectividad humana.

Debemos saber que todas nuestras interacciones humanas se basan en función de nuestra personalidad la cual esta conformada por: actitudes, cultura, creencias, conducta, hábitos, habilidades; todo esto es lo que procesamos en nuestra mente y por ende es la acción con la que respondemos dentro de esa interacción humana.

Para tener éxito en nuestras relaciones humanas debemos considerar los elementos que conforman la ética de la personalidad:

  • Misión ecológica, dignidad humana
  • Habilidades para la comunicación y liderazgo
  • Estrategias de influencia
  • Pensamiento positivo

El Psicologo Erich Fromm decía que: “La ética de la personalidad es ilusoria y engañosa”. Yo creo que todo cambio en nuestro comportamiento es un proceso natural, pero para logarlo debemos implementar una técnica y un desarrollo, algo así como cuando aprendemos a caminar, tenemos una técnica y un desarrollo (que adquirimos de manera innata) y con el tiempo lo vamos perfeccionando. Un cambio en nuestro comportamiento es algo más elaborado, pero al final de cuentas se puede lograr.

Para tener éxito en toda gestión que emprendamos deberemos acompañarla de los elementos de la ética de la personalidad, por lo cual concluimos que las acciones emprendidas por Madoff, de ninguna manera podían ser exitosas, si todas esas acciones lo condujeron a perder su libertad, que es otro de los valores más preciados del ser humano, por lo cual entendemos que sin principios no hay valores.

“Siembra un pensamiento y cosecha una acción.

Siembra una acción y cosecha un hábito.

Siembra un hábito y cosecha un carácter.

Siembre un carácter y cosecha un destino”

“Tu actitud determina tu altitud”

La Ética de la Personalidad por C.P. Cecilia Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*