Ahorrar e invertir

Menos depresión en las crisis económicas

menos-depresion-en-las-crisis-economicas¿Te duele el estómago cuando lees las noticias de último minuto?

¿Te costó trabajo dormir anoche?

¿Estás revisando obsesivamente tus fuentes de noticias a lo largo del día?

¿Estás más irritable o más temerosa de lo normal?

*Si tu respuesta es sí para cualquiera de estas preguntas, estás experimentando los efectos emocionales de la crisis económica.

Muchas personas han sido despedidos de sus trabajos, han perdido un porcentaje substancial de sus valores e incontables familias han perdido la oportunidad de tener una casa.

Incluso si tú eres uno de los afortunados, con tu hogar, empleo y cuenta bancaria intactos, puedes estar sintiendo miedo, ansiedad y otros traumas emocionales. Este temor que vivimos puede evitar que tomemos decisiones acertadas, bloquear nuestra visión de las cosas, o impedirnos avanzar.

La amenaza de la crisis económica, y las dificultades que suelen acompañarla, nos pueden poner en nuestra propia crisis psicológica: un estado emocional en el cual nos sentimos extremadamente vulnerables a los problemas económicos, dándonos una visión deprimente del presente, y una aún peor del futuro. Este estado mental tan negativo provoca ansiedad, depresión y un sentimiento de impotencia. Cuando estamos ansiosos o deprimidos, nuestro miedo y desesperación reemplazan cualquier optimismo o fe que podamos tener.

Utiliza estos tips para salir de este círculo y sobrevivir a los tiempos difíciles:

Toma el control

La base del estrés es la sensación de perder el control. Tomar acciones pequeñas pero positivas, demuestra que tú estás a cargo, y esto disminuye tus niveles de estrés. No tienes que resolver toda la situación ahora—solamente debes dar un pequeño paso para mejorarlo.

Enfócate

Se realista respecto de los miedos que rodean tu seguridad laboral. Si aún tienes un empleo, ¿qué tan probable es que te despidan? Mantén los pies en la tierra para que el miedo a perder tu trabajo no se vuelva una profecía que se autocumple. Tener miedo crónico te deja demasiado exhausto para ser creativo e innovador. Como esperamos que suceda lo peor, no vemos ninguna razón para seguir dando lo mejor de nosotros en nuestro trabajo, y nos volvemos menos productivos, lo cual sí que podría poner en riesgo nuestro empleo. Es importante mantener el enfoque y la productividad.

Limita tu consumo de medios

El miedo vende, el desorden aumenta los ratings, y los medios prosperan gracias a las malas noticias. Nada aumenta el número de espectadores como un buen desastre. No compres el miedo y la ansiedad. Si ves que tu pulso aumenta cuando ves la televisión o lees el Huffington Post, no lo veas antes de irte a la cama. Los estudios muestran que se duerme mejor cuando se consumen menos noticias por la noche. Enfoca tu mente en lo que es positivo.

Practica la gratitud. Todos tenemos razones para estar agradecidos. Incluso si tu mundo ha sido volteado de cabeza por la crisis, encuentra algo, por muy pequeño que sea, para enfocar tu gratitud. Este sentimiento, se ha demostrado, que mejora el humor y puede cambiar completamente el panorama de las cosas.

Cuídate. Ahora, más que nunca, necesitas cuidar tu mente, cuerpo y espíritu. Tómate algo de tiempo para refrescarte y renovarte.

Respira hondo. Y déjalo salir. Ahora respira pura buena vibra. Exhala todas tus dudas. Haz esto tres veces para sentirte más libre.

Pide. Pide apoyo. No dejes que la pena te detenga. Te sorprenderá darte cuenta de lo mucho que otras personas están dispuestas a ayudarte en el reto de la vida.

Descansa. Date tiempo para dormir lo necesario. Tu cuerpo necesita más descanso cuando estás luchando con grandes cantidades de estrés.

Sé generosa. La gentileza nunca lastima a nadie. Sé tierno contigo mismo. Perdónate. Recuerda que tú eres más importante que cualquier cosa material.

Protege tu mente. No te permitas llenarte de tristeza. Aprieta el botón de pausa y cambia de dirección. Llama a una amiga, sal a pasear o cuenta un chiste.

Agradécete. Date las gracias por haber dado un paso positivo, por grande o pequeño que sea.

Escrito por: Eli Davidson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*