Capacitación

¿Qué es mi locus de control?

mujer-con-un-control-remoto-en-sus-manos

En esta ocasión te quiero presentar un término un tanto dominguero: “Locus de control”. Antes que nada te explicaré que el locus de control es la percepción que tengo sobre lo que determina mi estado emocional o mi situación en la vida. Este locus de control puede ser interno o externo.

Por lo general casi todas las personas tenemos un locus de control externo porque culturalmente así se nos ha educado desde muy pequeños. No es raro escuchar que al pequeñín cuando está aprendiendo a caminar y se pega con un mueble o se cae se le dice: “mala silla vamos a pegarle porque le pegó al niño” Quizá la intención sea buena y se trate de distraer al niño ante el golpe; sin embargo, la pregunta es: ¿tiene vida la silla y fue a golpear al niño, de repente camino sola y se puso justo enfrente de él para que tropezara? Desde mi punto de vista lo más sano sería dejar a la criatura llorar, consolarla y cuando esté más tranquila enseñarle con qué se golpeó y enseñarlo a tener más cuidado.

Cuando tenemos un locus de control externo no nos hacemos responsables de nuestro estado de ánimo, de nuestros sentimientos, de nuestra situación y depositamos la causa en el exterior: los amigos, la suerte, la escuela, el jefe, etc. Podemos identificar si estamos en este tipo si decimos: me siento triste porque mis amigas no me hablaron, me siento sola porque mi marido no me habla en el día, no tengo dinero porque tengo mala suerte.

Cuando nuestro locus de control es interno decimos me siento triste porque espero a que los demás siempre me inviten dada mi timidez, no tengo dinero porque no ahorré y gasté demás, no tuve éxito en mi junta porque dejo las cosas para el último.

Por lo general es cansado relacionarse con gente que se la pasa culpando a todo y a todos, dejándose de responsabilizar de sus actos, por lo que se van quedando solas en el camino o tienen relaciones de poca calidad.

Espero que la explicación anterior te haya ayudado a conocerte más y, si has descubierto algo en ti que te trae dificultades recuerda que siempre es momento de cambiar si tú así lo quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*