Trabajo desde casa

trabajo desde casaTrabajar más horas no significa trabajar mejor, pasar las horas en la oficina no implica que ese tiempo esté bien aprovechado. México es el país con más horas trabajadas en promedio al año, pero eso no se refleja en niveles de productividad. Entre la jornada laboral y el tiempo que dedicamos a desplazarnos se nos va la mitad de nuestra vida; pero existen alternativas y el trabajo en casa podría beneficiar tanto la productividad como nuestra calidad de vida.

El mundo ha cambiado, la tecnología nos ha facilitado las cosas y ya no es necesario acudir a una oficina para realizar diversos trabajos. El llamado home office, que permite a los empleados la flexibilidad de trabajar desde su casa, está siendo adoptado cada vez más por las empresas; sin embargo, muchos aún se resisten a la idea de cambiar el esquema, aun cuando podría representar un ahorro en sus gastos.

Los empleados se sienten más motivados, tienen un mejor rendimiento y se desgastan menos, pues no tienen que hacer traslados que en ocasiones llegan a ser de hasta cinco horas. El hecho de no tener al empleado a la vista no significa que no va a ser productivo; de hecho, suelen enfocarse mejor en su trabajo pues buscan aprovechar al máximo su tiempo libre cuando este llegue, se reduce el ausentismo laboral y es una motivación extra saber que tan pronto terminen, pueden disponer de su tiempo.

El no tener que desplazarse diariamente a un lugar de trabajo puede beneficiar tanto al empleado, la empresa e incluso el entorno. El tráfico que tantos dolores de cabeza nos causa, podría verse reducido si más empresas adoptaran el esquema de trabajo en casa, no sólo eso, sino que al no tener que desplazarse generaríamos menos contaminación.

De acuerdo con Maite Ramos Gómez, presidenta de la Comisión de Movilidad de Coparmex, el home office puede incrementar un 28% la productividad. Pero para lograrlo es necesario generar las pautas necesarias: establecer metas y expectativas, herramientas que faciliten el desarrollo de esta forma de trabajo, así como un flujo constante de comunicación.

Dependerá de cada empresa determinar qué tan conveniente es este modelo de trabajo, pero quizá sea hora de probar alternativas; la sociedad está en constante evolución y nuestra forma de trabajar también necesita adaptarse al tiempo y las circunstancias.

Escrito por: Elena Pedrozo

Add comment


Security code
Refresh