Dejar ir

Amor sin reproches

amor-sin-reprochesEl amor se vive en el tiempo presente. Lo que sucedió, debe quedar en el pasado. Traerlo constantemente al momento actual, reprochar, no perdonar, son la vía más directa a la frustración y a la desintegración de la pareja. También generan peleas constantes, desasosiegos, esa sensación de estar harto y de no saber cómo hacer para dejar de discutir.

No le veo sentido alguno a rememorar constantemente errores cometidos por la otra persona y a echárselos en cara en cada instancia que podemos. No es una actitud sana y resulta completamente inconducente. Si estamos con él (o ella), es porque le hemos perdonado y también, hemos decidido que vale la pena seguir juntos, apostando al vínculo y a un estilo de vida. Esta resolución de continuar, implícitamente, conlleva el dejar lo sucedido en su lugar y seguir nuestro camino habiendo resuelto el tema internamente.

Posibilidades

Si aún no has llegado al punto de vivir en paz con el hecho que ha generado tus reproches, te aconsejo revisarlo urgentemente, ya que quedarse atascado en una situación del pasado no es bueno en lo personal ni en lo que atañe a tu relación. Si lo sucedido te provoca ira, dolor, angustia, desilusión o la sensación que sea, pues déjala salir y enfrenta uno a uno tus fantasmas: esto te hará libre.

Si lo consideras necesario, habla del tema con quien causó esta situación por última vez: déjale bien en claro que precisas tocar el tema para saldarlo y para no volver a mencionarlo en lo sucesivo. Haz todas las preguntas que desees y cierra el episodio permanentemente.

Después de esto, intenta relajarte. Confía. Disfruta. Trata bien a tu pareja. Reencuéntrate con quien eres. Si alcanzas estas metas, ten la seguridad de que, de ahora en adelante, se abre una etapa próspera y más dichosa en tu vínculo sentimental.

Es que en todas las parejas hay motivos para el reproche, desde temas menores y nimios hasta puntos muy álgidos. De nuestra inteligencia depende saber qué estamos dispuestos a perdonar y olvidar y qué no, tener las conversaciones que consideremos oportunas para cerrar focos de conflicto y tener una mejor calidad de vida emocional.

Escrito por: Merlina Meiler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*