Dejar ir

Corazón roto

corazon-roto



Te han herido profundamente y sientes que tienes el corazón roto.
Probablemente, intentaste evitar que esto suceda, hasta que te quedaste con muy pocas fuerzas y te viste en la obligación de abrir tu mente y tu alma a la realidad que se hizo presente.

Que sea la primera vez que te sucede o que ya te haya pasado anteriormente no significa que haya algo que está mal en ti. Es probable que una buena autocrítica te ayude a entenderte y a volver a confiar plenamente en ti mismo, pero no intentes tener una explicación lógica de todo lo sucedido, porque a veces los demás no funcionan así. Lo que pasó ya sucedió, y cuanto antes dejes partir ese pasado y te centres en tu presente, más cerca estarás de tu futuro próspero.

Principalmente, olvida las revanchas, las peleas o cualquier otro hecho que te haga sentir mal. Si necesitas expresar tus pensamientos ante quien provocó esto, hazlo (en persona o por escrito) desde una posición no agresiva, para que tu reacción sea sana y para cuidarte a ti mismo.

Quien pasa por esta situación tiene la tendencia a pensar en términos absolutos: “todos los hombres son infieles”, “todas las mujeres son celosas”, “la felicidad me es esquiva”, “no nací para estar en pareja”, “nunca volveré a enamorarme”, etc. Deja pasar estas ideas, dándote cuenta de que son generalizaciones y por consiguiente, exageraciones. De a poco podrás volver a encontrar tu centro de equilibrio –lo tienes, allí está, latente, esperando que te conectes nuevamente con él, en la medida que puedas.

En ciertos momentos, imaginas que así van a quedar las cosas y tu realidad permanentemente. Déjame recordarte que la vida es dinámica, no estática, así que lo que hoy ocupa tus pensamientos y tus emociones, a su debido momento dará paso a otra etapa de tu vida, que será provechosa, plena y feliz. Sí, tú también tienes derecho a la felicidad, aunque algunos días como hoy aún parezca lejana.

Los corazones rotos sanan con el paso del tiempo y con el apoyo de seres queridos (se le puede sumar ayuda profesional temporal, en caso necesario). Esto lo digo no solo por experiencia propia y porque lo he visto en la gente que me rodea, sino también porque lo dicta el sentido común. Entiendo que ahora quizá no puedas visualizar la paz, la tranquilidad y la estabilidad que llegarán a tu vida. Pero que vendrán para quedarse es una realidad.

¿Has tenido alguna vez el corazón roto? ¿Cómo lo superaste?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*