Diversas

Manejar nuestro comportamiento

manejar-nuestro-comportamiento

 

 

 

El autocontrol se refiere a la capacidad de la persona para realizar algo con la intención de controlar que no suceda otro comportamiento no deseado. Es decir, hablamos de autocontrol cuando la persona se sienta a estudiar evitando ver la televisión o cuando evita fumarse un cigarrillo.

Un requisito imprescindible para hablar de autocontrol es que la persona no esté bajo ninguna presión exterior que le obligue a actuar de una determinada forma. Por ejemplo, un conductor que aprieta el pedal del freno al ver a un Guardia Civil y unos kilómetros más adelante vuelve a apretar el acelerador, no está realizando ninguna conducta de autocontrol sino que está evitando una multa inmediata.

El autocontrol, por tanto, no es tanto restringirnos y someternos constantemente a “nuestra fuerza de voluntad” sino más bien, generar una serie de estrategias que nos permitan evitar hacer cosas que no deseamos.

Cuando hablamos de la famosa fuerza de voluntad nos referimos a algo que “se tiene o no se tiene” y por eso realizamos afirmaciones del tipo: “yo no puedo dejar de fumar porque no tengo fuerza de voluntad”, es decir, consideramos que cuando alguien no realiza cosas que desea por conseguir una meta es porque posee algo (la fuerza de voluntad) y si no lo consigue es, sencillamente, porque no lo posee. Esta creencia funciona muchas veces como una excusa con trampa ya que si "no tenemos fuerza de voluntad" no podemos controlarnos y por lo tanto, no es nuestra culpa ni podemos hacer nada para remediarlo.

Sin embargo, más allá de la fuerza de voluntad tenemos una herramienta muy poderosa para manejar nuestro comportamiento y conseguir nuestras metas, el autocontrol. La gran ventaja del autocontrol es que no es algo que se tenga o no se tenga, si no que es una habilidad. Todos podemos poner en práctica estrategias de autocontrol, solo tenemos que entrenarnos.

El entrenamiento en autocontrol va a ser eficaz cuando somos conscientes de que realizamos (o no realizamos) cosas que nos impiden conseguir otras cosas que deseamos, o bien lo podemos utilizar cuando realizamos cosas que nos van a causar problemas a largo plazo.

Guía de Psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*