Relaciones

Soneto para mi padre

Soneto-para-mi-padre
Invadieron tus sienes sueños grises

y en mis verdes nevaron primaveras,

en tus ojos reposan las quimeras

y en mis verdes navega el viejo Ulises.

En tu semblante el tiempo echó raíces

y en el mío ha encendido sus hogueras,

arrugas indelebles y ligeras

corroen estos párpados felices.

 

El vuelo de las horas nos alcanza

y roza con su aliento nuestras vidas;

y trina mi soneto una alabanza;

 

Seguimos, aunque sangren las heridas,

juntos por el camino de la usanza

a veces con estrellas fenecidas.

 

A la memoria de

mi padre, en su día, en su ausencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*