Entrevistas

“El hijo que más trabajo me cuesta aceptar, es el hijo en el cual tengo más proyecciones puestas” Martha Alicia Chávez

Martha-Alicia-Chavez







Con motivo del décimo aniversario de libro Tu hijo, tu espejo, de la autora Martha Alicia Chávez, reconocida psicoterapeuta y escritora, considerada una autoridad en temas concernientes a las relaciones entre padres e hijos, el equipo SuperMujer tuvo la oportunidad de entrevistarla sobre el tema.

¿Por qué los papás se proyectan en sus hijos?

Es algo totalmente natural, a todos los seres humanos nos sucede el proyectar cosas de nuestra propia persona y vida en los demás. En los hijos por supuesto que lo hacemos, pues son gente con la que tenemos una profunda relación emocional. Lo interesante aquí es que tengamos la disposición de darnos cuenta por donde van esas proyecciones, porque siempre están detrás de los problemas entre padres e hijos.

¿Por qué los padres niegan las proyecciones en sus hijos?

La negación es un mecanismo de defensa que nos cuida de sentir culpa o vergüenza, de sentirnos ansiosos o incómodos. Un signo de madurez y de salud psicológica es la capacidad de reconocer las proyecciones que uno está haciendo en un hijo o en cualquier persona.

¿Por qué se ponen demasiadas expectativas en los hijos?

Algunos padres, lamentablemente, se quedaron con ganas de algo en la vida, con asuntos inconclusos, con muchos hubiera en su corazón. Mientras más hubiera hay en el lenguaje de una persona, más frustración en su corazón, y mientras más frustración más vulnerables vamos a ser a inconcientemente tomar a uno de nuestros hijos o a varios como si fuera una extensión de nosotros, Esperamos que ese hijo haga lo que yo no pude hacer, entonces se crean gran cantidad de expectativas en él.

¿Se puede querer más a un hijo que a otro?

Claro que es posible. Es posible sentir rechazo hacia un hijo. No viene de la mano nada más por parirlos, la capacidad de amarlos incondicionalmente. Esto es algo que cuesta mucho trabajo reconocer porque nos sentimos malos padres. A todos los queremos igual, pero la verdad es que uno no me acaba de gustar, no acabo de aceptarlo y a otro se me da muy fácil.

El hijo que más trabajo me cuesta aceptar, o sentir amor, es el hijo en el cual tengo más proyecciones puestas.

¿Por qué se presiona más a un hijo que a otro?

Cuando un hijo no nos gusta estamos constantemente queriéndolo cambiar.

Si está gordo enflacarlo, flaco engordarlo, jorobado enderezarlo, que se vista bien, que sea educado, que saque diez. El hijo que no nos gusta es al que queremos cambiar y estamos dale y dale presionando.

¿Cómo poder evitar las proyecciones en los hijos?

No se pueden evitar. En todas las relaciones entre los seres humanos se va a dar la proyección. Lo que se puede es darse cuenta, de eso es lo que se trata. ¿Por qué con esta persona me llevo tan mal?, ¿por qué la crítico tanto?, ¿por qué la desapruebo?, ver que de mi estoy proyectando en ese hijo o persona. Estar alertas y conscientes para poderlas entender.

¿Se puede sentir celos de un hijo?

Claro. Otra forma de llamarlo es envidia. Por muchas razones, porque el hijo tuvo una vida más fácil que yo, porque tiene ciertos rasgos de personalidad que yo no tengo y quisiera. Hay palabras y expresiones que lo reflejan, por ejemplo cuando los padres dicen: yo a tu edad ya mantenía una familia, yo a tu edad no andaba en viajes, ni tenía coche, yo a tu edad le ayudaba a mi papá, en fin, aquí se muestra esa amargura de diferentes circunstancias.Tu_hijo_tu_espejo

La crítica y el juicio son el lenguaje de la envidia, entonces cuando se agarra a un hijo entre ceja y ceja, desaprobándole todo, probablemente le tenemos envidia.

Un consejo para los padres

Invito a los padres a que tengan la voluntad y la disposición de darse cuenta y reconocer que todo lo les sucede con sus hijos tiene que ver con su propia historia. Tengan la madurez de quererlos entender.

Los hijos son espejos de cuerpo entero de nosotros, en los ellos vemos reflejadas y proyectadas muchas cosas de nuestra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*