Comunidad

Historia de los Tatuajes y Piercings

Mursi_people-Lip_plate-hd-4

 

¿Cómo surgieron?, ¿quién fue la primer persona tatuada o perforada?, ¿cuál fue el proceso de desarrollo de ambos? Quizás éstos sean algunos cuestionamientos que se realizan muchas personas, que tiene relación con alguno de estos dos actos, es por eso que en esta ocasión decidimos escribir sobre la historia de los tatuajes y piercings.

La palabra tatuaje probablemente tiene su origen en las tribus Samoanas, quienes fueron descubiertas por los marineros que viajaban por el Pacífico, éstos quedaron fascinados por los tatuajes y gracias a su mala pronunciación bautizaron a estos grabados como Tatau; que significa marcar o golpear dos veces acotando en la técnica tradicional de colorear la piel.

La palabra piercing es un anglicismo del verbo pierce, que significa perforar o atravesar, dichas perforaciones se realizan a lo largo del cuerpo humano, dependiendo la relación del pensamiento, la cultura y el deseo de hacerlo.

Los tatuajes y perforaciones provienen desde tiempos muy remotos en distintas sociedades, tribus o grupos sociales estos son algunos ejemplos:

  • El ejemplar más antiguo del que se tenga conocimiento y cuente con un tatuaje es conocido como "hombre de los hielos", éste se encontró en las fronteras de Italia y Austria en el años de 1993.
  • Se dice que los esquimales originalmente realizaron las perforaciones con el nombre de “labrets”, una práctica que indicaba que un niño se encontraba preparado para cazar a lado de los adultos.
  • Las tribus masai de África, en específico las mujeres, se deforman las cavidades bucales insertando discos en estas expansiones de piel y se amplían los lóbulos.
  • En Samoa, en el siglo XVII los nativos se tatuaban dibujos complicados, que asemejaban calzas puestas de las rodillas hasta la cintura.

Pero no todo siempre fue cuestión estética o religiosa, ya que en culturas antiguas como la romana o japonesa los tatuajes eran una marca hecha a los criminales, ésta les cerraba la posibilidad de reincorporarse a la sociedad. La manera particular de marginar a los delincuentes fue adoptada a lo largo de todo el mundo.

Con el paso del tiempo los tatuajes y perforaciones fueron cambiando como todos los entorno, cada vez se integraron más como una moda o forma de expresión. Pero no todas las sociedades están preparadas para comprender este tipo de “arte” ya que en ocasiones tener un tatuaje o perforación resulta contraproducente.

Algunas personas que están tatuadas o perforadas, se encuentran día a día con el prejuicio inculcado miles de años atrás. Cabe destacar que no debemos juzgar a las personas por su apariencia, sabemos que lo diferente causa temor pero no debemos manifestarlo con marginación.

El 21 de diciembre de 2010 en la Ciudad de México, La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó por mayoría una ley que previene y elimina la discriminación.

Según el blog REUNDISEX: “ el dictamen, aprobado por 28 votos a favor, dos en contra y 11 abstenciones, estipula que el artículo 5 manifiesta que queda prohibida cualquier forma de discriminación, entendiéndose por ésta la negación, exclusión, distinción, menoscabo, impedimento o restricción de alguno o algunos de los derechos humanos de las personas, grupos, comunidades en situación de discriminación imputables a personas físicas o morales o entes públicos con intención o sin ella, dolosa o culpable, por acción u omisión, por razón de su origen étnico, nacional, lengua, sexo, género, identidad indígena, de género, expresión de papel de género, edad, discapacidad, condición jurídica, social o económica.

Asimismo, apariencia física, condiciones de salud, características genéticas, embarazo, religión, opiniones políticas, académicas o filosóficas, identidad o filiación política, orientación o preferencia sexual, estado civil, por su forma de pensar, vestir, actuar, gesticular, por tener tatuajes o perforaciones corporales o cualquier otra que tenga por efecto anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos y libertades fundamentales, así como la igualdad de las personas”.

Tatuarse o perforarse implican sacrificar tu cuerpo a dolor y enfermedades, pero si lo realizas con las medidas sanitarias adecuadas, el porcentaje de tener alguna infección se reduce. Tener alguno de los dos no implica que tus aptitudes, actitudes y conocimientos sean limitados o seas un criminal. Debes estar conciente de los riesgos y complicaciones que quizás alguna de las dos manifestaciones traigan a tu vida, ya que una de éstas (tatuarse) será de por vida.

Toma la decisión que te parezca más adecuada, si eres menor de edad consúltalo con tus padres y ambos acudan con un especialista, esa persona podrá explicarles el proceso a fondo. Recuerda que la base de toda acción es la comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*