Entrevistas

Para ser una buena conversadora

Para-ser-una-buena-conversadora

Saber conversar no sólo es saber hablar, implica también saber escuchar a los demás y dar espacio a que los otros se expresen. Y aunque podemos conversar de todo, siempre y cuando lo hagamos con prudencia, hay temas que debemos evitar y de la misma forma, también hay temas que no a todos les interesa saber.

A continuación te damos algunos puntos clave para iniciar o mantener una conversación:

  • Siempre hay que presentarnos y escuchar con atención el nombre de la otra persona.
  • Hablar del clima, siempre será una buena opción.
  • Para iniciar una conversación, nos ayudarán mucho las preguntas abiertas ¿Por qué decidiste cambiar de trabajo?
  • Si no conocemos el tema, es mejor escuchar, hacer preguntas y mostrarnos interesadas por aprender.
  • No monopolicemos la conversación, evitemos empezar nuestras frases con yo... "yo hice", "yo fui", "yo tengo".
  • Dejemos que las personas expresen sus ideas, concentremos nuestro interés en ellas.
  • Si no estamos de acuerdo con algún comentario durante la conversación, busquemos la manera más tranquila para dar a conocer nuestra opinión y nuestras razones.

Lo que no a todos interesa:

No dejemos perder el interés de los otros en nuestra conversación con una larga lista de detalles o de temas que no a todos interesan, por ejemplo:

  • Anécdotas de viaje que se centren en detalles del año en que fue, de los contratiempos con el equipaje, etc. Es mejor enriquecerla con información de interés general.
  • La vida de los hijos simplemente no es de interés común. Evitemos hablar por horas de lo bien que hacen las cosas.
  • No hagamos alarde de nuestros éxitos profesionales, dejemos que otras personas lo hagan.

Los temas que debemos evitar:

  • Enfermedades. No preguntemos a las personas los tratamientos que están tomando, los estudios que se ha realizado, son temas que a las personas enfermas no les gusta tratar.
  • Política. Puede haber gente tan apasionada en el tema que la conversación posiblemente se convierta en discusión.
  • Religión. Podemos encontrar gente muy creyente o muy atea y llegar a un acuerdo con ellas parecerá un tema imposible ya que cada persona tiene historias y sentimientos diferentes.
  • No tratemos temas de controversia como homosexualidad, aborto, divorcios, bulimia, etc.

 

Maricela Chévez.
Asesora de Imagen y Directora Ejecutiva de Denuee (Centro de Formación Ejecutiva y Asesoría de Imagen).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*